De los 4,4 millones de turistas extranjeros que llegaban al Perú cada año, más de 1,8 millones visitaban la ciudad imperial. Según la Cámara de Turismo de Cusco, la recuperación total del sector todavía se espera para el 2023.  (Foto: Omar Lucas)
De los 4,4 millones de turistas extranjeros que llegaban al Perú cada año, más de 1,8 millones visitaban la ciudad imperial. Según la Cámara de Turismo de Cusco, la recuperación total del sector todavía se espera para el 2023. (Foto: Omar Lucas)
Jorge Chávez Noriega

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Desde el mirador de San Cristóbal, en , la Ciudad Imperial se aprecia en toda su dimensión: sus calles de piedra, casas, palacios y monasterios de estilo neocolonial se alinean en lo que parece ser un cuadro hiperrealista. También se avizora poco tráfico, algunos comercios abiertos y uno que otro ciudadano extranjero que ha encontrado aquí, en la tierra de los incas, su lugar en el mundo.

MIRA: Machu Picchu: así se ve la majestuosa ciudadela inca, 7 meses después de su cierre | FOTOS

Antes de que caiga la tarde, bajo el último haz de luz del día, Henry Aquino aparece vestido en esta plazuela como el inca Pachacútec, portando una vara dorada y un tocado de plumas. Menciona unas palabras en quechua y realiza un pago a la tierra para atraer la prosperidad. Las pocas personas que observan la escena aplauden y le dejan unas monedas. “Nunca imaginé que algo así iba a suceder. Aquí, la mayoría de cusqueños vivimos del turismo. En los últimos meses la situación ha sido muy complicada, pero tengo la esperanza de que las cosas se reviertan poco a poco”, comenta este actor luego de sacudirse de su interpretación.

LLAMADO DEL INCA. El artista escénico Henry Aquino en la piel del inca Pachacútec, teniendo como telón de fondo a la ciudad imperial. Sus actividades se vieron paralizadas por varios meses debido a la pandemia. (Foto: Omar Lucas)
LLAMADO DEL INCA. El artista escénico Henry Aquino en la piel del inca Pachacútec, teniendo como telón de fondo a la ciudad imperial. Sus actividades se vieron paralizadas por varios meses debido a la pandemia. (Foto: Omar Lucas)

El sentir de Henry es el mismo que percibe Beatriz Medina, recepcionista del acogedor hotel Abittare, situado sobre la calle Santo Domingo; Nancy Ochoa, una joven vendedora de artesanías que tiene un puesto cerca de la Plaza de Armas; y Elías Camala, administrador de una de las panaderías más tradicionales de Pisac. Todos ellos han sufrido la sequía de turistas originada por la pandemia del .

PAN NUESTRO. Elías Camala administra la panadería San Francisco, una de las más tradicionales del distrito de Pisac. El empresario cusqueño ha implementado protocolos para recibir visitantes en sala. (Foto: Omar Lucas)
PAN NUESTRO. Elías Camala administra la panadería San Francisco, una de las más tradicionales del distrito de Pisac. El empresario cusqueño ha implementado protocolos para recibir visitantes en sala. (Foto: Omar Lucas)
Nancy Ochoa,  joven vendedora de artesanías que tiene un puesto cerca de la Plaza de Armas, en Cusco. (Foto: Omar Lucas)
Nancy Ochoa, joven vendedora de artesanías que tiene un puesto cerca de la Plaza de Armas, en Cusco. (Foto: Omar Lucas)

Los números también nos permiten entender la situación. De acuerdo con Mincetur, Cusco era el segundo destino más visitado por los turistas extranjeros en el Perú (después de Lima). Pero ante su ausencia, alrededor del 67% de empresas vinculadas a este sector se han declarado en quiebra o quiebra potencial en los últimos meses, según Canatur. , además, augura que para diciembre, mes que suele dinamizar las visitas nacionales hacia la Ciudad Imperial, las expectativas son moderadas: apenas sería un 10% frente al 2019.

Plaza de Armas de Cusco

Las cosas recién empezarían cambiar a partir del 2021. , lo que significaría una expansión de 52.2% respecto al 2020 (0.9 millones). Se espera que el turismo receptivo registre un crecimiento de 35% anual en los próximos cinco años, hasta alcanzar los niveles prepandemia en el 2025.

TIEMPOS DE CAMBIO

Con la reactivación del turismo a nivel nacional, algunos negocios en Cusco ya han implementado una serie de protocolos y medidas de bioseguridad que consisten esencialmente en reducir el aforo de sus establecimientos a la mitad, mantener el distanciamiento social y habilitar espacios para el lavado y desinfección de manos. Antes de ingresar a cualquiera de ellos (tiendas, restaurantes, hoteles) nos miden la temperatura y esparcen alcohol en nuestras manos.

Vicente Rayo Quispe, propietario del Centro de Instrumentos Andinos, se prepara para recibir a los turistas en la comunidad de Cuyo Chico. (Foto: Omar Lucas)
Vicente Rayo Quispe, propietario del Centro de Instrumentos Andinos, se prepara para recibir a los turistas en la comunidad de Cuyo Chico. (Foto: Omar Lucas)

De los 19 parques arqueológicos que tiene la región cusqueña, siete abrieron sus puertas la semana pasada: Parque Arqueológico de Sacsayhuamán, Tipón, Pikillacta, Ollantaytambo, Pisaq, Chinchero y Moray, ubicadas en el Valle Sur y Valle Sagrado de los Incas. Para poder ingresar se han implementado una serie de medidas de bioseguridad. En un principio, las visitas a estos lugares son gratuitos.

Así, después de siete largos meses, Cusco vuelve a palpitar. //

VIDEO RECOMENDADO

Machu Picchu reabrirá al turismo bajo sello de seguridad y protección ante COVID-19