Luca narra la historia de dos amigos - quienes en realidad son adorables monstruos marinos- que deciden pasar un verano entre los seres humanos en el pueblo de Portoroso, inspirado en uno de los tantos que se ubican en la hermosa costa italiana del Mediterráneo (Fotos: Disney/ Ricardo Gómez - Beautiful Free Images)
Luca narra la historia de dos amigos - quienes en realidad son adorables monstruos marinos- que deciden pasar un verano entre los seres humanos en el pueblo de Portoroso, inspirado en uno de los tantos que se ubican en la hermosa costa italiana del Mediterráneo (Fotos: Disney/ Ricardo Gómez - Beautiful Free Images)
Gabriela Machuca Castillo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Parada en la terraza de San Giorgio, quizá el mejor punto desde donde se contempla Portofino, finalmente la reconozco. Lo que estoy viendo, además, es la misma postal que se forma cuando termino el único rompecabezas de 1.500 piezas que hay en casa. Todos sabemos que los rompecabezas tienen impresas las fotos de los lugares más increíbles del mundo. Este pueblito pesquero de poco más de 500 habitantes enclavado en la región italiana de Liguria es hermoso, entrañable, inolvidable. De los más bonitos que vi en la vida. Un día basta para recorrerlo y enamorarse. Por eso tiene toda la lógica –y el corazón- del mundo que el director de la nueva película animada de Disney, , haya decidido que la aventura se desarrolle en un sitio ficticio similar a Portofino, en medio de casas de colores en las que la ropa se tiende a vista de todos; de cálidas calles empedradas que suben y bajan por cerros llenos de pinos y olivos; de niños correteando a orilla del mar o comiendo helados de vainilla. Que más necesita un alma para sanar encierros. Nada más. O casi.

LEE: La familia limeña que recorrió la costa norte por 30 días viviendo en un camper

En la película recientemente estrenada en Disney+, Luca y Alberto, dos adorables monstruos marinos que se convierten en personas al salir del agua, deciden descubrir las maravillas de la superficie al irse a pasar un verano entre los seres humanos a Portoroso, un pequeño pueblo inspirado en uno de los tantos que existen en la famosa e idílica Riviera Italiana. Esta, en la vida real, posee una extensión de 300 kilómetros que se despliega la norte y al sur de Génova. La península de Portofino es solo una de las paradas obligatorias, pero también están las espectaculares Cinque Terre: un grupo de pueblitos pesqueros abrazados a bellos acantilados en Liguria (de donde es originario el director de Luca, Enrico Casarosa). Y Camogli, Santa Margherita Ligure, Rapallo, La Spezia, Porto Venere, entre otras. Toda el sector se caracteriza, pues, por una arquitectura extraordinaria y una de gastronomías más relevantes de Italia con sus focaccias, la salsa pesto, sus limoneros y sus sabrosas anchoas.

MIRA: Selección peruana: ¿Cuántos ‘Lapadula’ hay en el mundo que aún no conocemos?
Un equipo de expertos de Pixar fue enviado a la zona de Cinque Terre para conocer de primera mano la locación que se iba a plasmar de forma animada. Allí este se empapó del color y la luz del sitio. es por eso que la fotografía de la cinta haya terminado pareciendo una pintura. (Foto: Disney+)
Un equipo de expertos de Pixar fue enviado a la zona de Cinque Terre para conocer de primera mano la locación que se iba a plasmar de forma animada. Allí este se empapó del color y la luz del sitio. es por eso que la fotografía de la cinta haya terminado pareciendo una pintura. (Foto: Disney+)
Portofino desde la terraza de San Giorgio. Aquí pueden verse el icónico pueblo y atrás parte de la costa que compone la Riviera Italiana. También los ferrys con turistas. (Foto: Gabriela Machuca)
Portofino desde la terraza de San Giorgio. Aquí pueden verse el icónico pueblo y atrás parte de la costa que compone la Riviera Italiana. También los ferrys con turistas. (Foto: Gabriela Machuca)
Los pueblos de la riviera se descubren a pie. La belleza en ellos está también en los detalles de quienes allí habitan. (Foto: Gabriela Machuca)
Los pueblos de la riviera se descubren a pie. La belleza en ellos está también en los detalles de quienes allí habitan. (Foto: Gabriela Machuca)
La geografía de la Riviera Italiana es tan accidentada como espectacular. Junto a los acantilados conviven abundante vegetación. Incluso viñedos. (Foto: Gabriela Machuca)
La geografía de la Riviera Italiana es tan accidentada como espectacular. Junto a los acantilados conviven abundante vegetación. Incluso viñedos. (Foto: Gabriela Machuca)
Niños jugando en Portofino, tal como Luca y Alberto en el filme de Disney (Foto: Gabriela Machuca)
Niños jugando en Portofino, tal como Luca y Alberto en el filme de Disney (Foto: Gabriela Machuca)
COMPARTE: Camino Inka a Machu Picchu abrirá su ruta turística desde el 15 de julio

Cómo llegar desde el Perú

La Riviera Italiana no es un destino barato, pero tampoco imposible. Unos buenos meses de ahorro y programación y la visita a alguno de los pueblos que la componen es factible. De entrada, y aún en un contexto de pandemia, los ciudadanos peruanos pueden ingresar a Italia (aunque el Estado pide allí una cuarentena de 10 días para los viajeros).

Desde Roma se vuela o se va vía terrestre a Génova, situada al noreste del país. Ese es el punto de partida hacia el norte, pero preferentemente para el sur, a donde uno tiene la posibilidad de ir. Ya sea en carretera o por el océano. Portofino, por ejemplo, es un lugar costoso para hospedarse o hasta pedir un cono de helado (eso tiene que ver también con el hecho de que artistas, diseñadores o deportistas famosos llegan hasta ahí en sus yates para descansar o relajarse). Sin embargo, puede ser recorrido durante todo un día. Hay pueblos más cómodos donde no faltan, además, las opciones de airbnb para pasar más días. Dato no menor: a todos estos hermosos lugares se puede arribar por carretera o en un ferry que surque las aguas del azulado Mar Mediterráneo.

COMPARTE: Así canta, a sus 100 años, la recordada soprano peruana Ana María Parodi | VIDEO
Alberto y Luca disfrutando de las bondades de la superficie. (Foto: Disney+)
Alberto y Luca disfrutando de las bondades de la superficie. (Foto: Disney+)

Vistas espectaculares, caminatas por montañas con la brisa marina en la cara, comida como pocas y recuerdos hasta la tumba. A Luca le quedó claro por qué la superficie en la Riviera Italiana era tan extraordinaria. A ustedes tampoco les quedará dudas//.

VIDEO RELACIONADO

La pregunta del día: ¿Ha afectado al turismo la campaña #CuscoYaFue?