Fiorella Gallegos encontró en el bordado una forma de relajarse. Empezó de forma autodidacta, hoy la ayuda a solventar gastos familiares. (Fotos: Fiorella Gallegos / IG @neddlecool)
Fiorella Gallegos encontró en el bordado una forma de relajarse. Empezó de forma autodidacta, hoy la ayuda a solventar gastos familiares. (Fotos: Fiorella Gallegos / IG @neddlecool)
Vanessa Cruzado Alvarez

En los recuerdos de Fiorella Gallegos (22) hay una figura importante: su abuela materna. Siempre cosiendo, y tejiendo su propia ropa. Por ese entonces, no se involucró mucho con las manualidades. “Nunca le pedí que me enseñe. Ahora me arrepiento”, cuenta al otro lado de la línea, desde su natal Ica. No fue hasta el tercer año de la carrera de medicina que se reencontró con los hilos y las agujas. Empezó a practicar suturas y sentía que la ayudaba a relajarse. Actividad que continuó durante la pandemia.

MIRA: Tiny houses: los peruanos que optaron por vivir en menos de 50m² y cómo hacer para tener la casita propia

Un evento personal motivó a que encuentre en el bordado -el arte de adornar una tela ensartando hilos para formar figuras- un escape e, inconscientemente, una forma de conectar con sí misma. Semanas después, a inicios del 2021, vio en Instagram a un bordador ecuatoriano con trabajados ligados a lo anatómico (corazón, cerebro, costillas). “Me sacaba de lo que sentía en ese momento. Empezaba a bordar a las 3 p.m. y de pronto eran las 7 p.m. No me daba cuenta cómo pasaba el tiempo. Me refugié mucho”. En ese proceso, dio un importante paso: bordar a Beto, su siberiano de ojos azules intensos, fallecido hace dos años, como homenaje.

Dalila fue la primea perrita que bordó luego de un curso online. "La dirección del pelo, según la luz, es lo que le da el toque realista", explica Fiorella. Con este emprendimiento espera visibilizar este tipo de arte en el país. (Foto: @IG neddlecool)
Dalila fue la primea perrita que bordó luego de un curso online. "La dirección del pelo, según la luz, es lo que le da el toque realista", explica Fiorella. Con este emprendimiento espera visibilizar este tipo de arte en el país. (Foto: @IG neddlecool)

No tenía buenas fotos, pero usé las que tenía para hacerme una imagen. Hay una donde tiene una pose recta. Empecé a traspasar la tela, el batidor y bordarla, sin tomar ningún curso”. Tuvo que interpretar el color del pelaje, buscar los hilos que más se aproximen, por mencionar algunos retos. Le tomó dos meses terminar su primer bordado. Fue, también, la primera publicación que hizo en su -ahora- emprendimiento @neddlecool en Instagram. Pronto, sus amistades le pedían retratar a sus engreídos. Se matriculó, entonces, en un curso online de bordado. Su siguiente trabajo fue un canario. Después vino Dalila, una salchicha orejona. “Fui mejorando la técnica, agarrando más experiencia. Solía demorarme un mes. Ahora, con todos los perritos que he bordado, puedo hacerlo en una semana”.

"Nunca pensé que en tan poquito tiempo podía llegar a lograr algo así", admite Fiorella, con bastante modestia. Su trabajo sigue cautivando a quienes buscan un recuerdo o detalle único. Le ha permitido, además, optar por la especialidad de cirugía 'fina' (oftalmológica, cardiovascular). (Foto: IG @neddlecool)
"Nunca pensé que en tan poquito tiempo podía llegar a lograr algo así", admite Fiorella, con bastante modestia. Su trabajo sigue cautivando a quienes buscan un recuerdo o detalle único. Le ha permitido, además, optar por la especialidad de cirugía 'fina' (oftalmológica, cardiovascular). (Foto: IG @neddlecool)

Su paciencia -que la trasmite hasta cuando habla- ha sido un factor clave. “Poco a poco se volvió más estimulante. Cuando bordas perritos, es importante saber la dirección del pelaje, para que se vuelva más realista. Sigo a artistas internacionales que logran cosas alucinantes con los hilos y me gustaría poder hacerlo. Tenía pensado dedicarle a esto máximo un año porque estoy séptimo año de medicina, toca el internado y es difícil [llevarlo a la par con el bordado], pero me gustaría retomarlo”. Quiere, a futuro, formar una (pequeña) empresa de bordadoras.

LEE TAMBIÉN: La historia de la marca peruana con iconografía norteña que cosecha éxito en Europa

Este emprendimiento le ha ayudado a solventar gastos familiares. Ha tenido bastante acogida en estos meses, tanto, que Fiorella trabaja bajo este sistema: el pedido se debe realizar con tres semanas de anticipación (contando días hábiles). Entre sus trabajos, además, está el fotobordado. Sea cual sea su pedido, la espera vale la pena. Recuerde que la magia está en los pequeños detalles. //

VIDEO RELACIONADO

Conoce como iniciar tu negocio con bajo capital
A veces queremos emprender, pero no tenemos capital suficiente para hacerlo. Conoce en este video como iniciar tu emprendimiento.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más