Jorge Chávez Noriega

Si pensamos en opciones para viajar a estudiar o trabajar en Europa, lo más probable es que nos vengan a la mente países como España o Inglaterra. Quizás Holanda o Francia. Pero lo cierto es que no solemos mirar más allá, cuando existen alternativas que, aunque son menos convencionales, bien se pueden acomodar a nuestros intereses académicos y, sobre todo, a nuestros bolsillos. La República de Serbia, ubicada en el corazón de la Península Balcánica, es una ellas. Este país es un magnífico destino para hacer un pregrado o posgrado y descubrir un amplio espectro de diversidad cultural, sumado a espectaculares paisajes.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más