En Lima Metropolitana, el 89% de las compras en bodegas son al contado. Estudiantes peruanos planean reducir esa cifra mediante una plataforma que, además, beneficia al bodeguero. (Foto: Archivo GEC)
En Lima Metropolitana, el 89% de las compras en bodegas son al contado. Estudiantes peruanos planean reducir esa cifra mediante una plataforma que, además, beneficia al bodeguero. (Foto: Archivo GEC)
Vanessa Cruzado Alvarez

La desconfianza en canales electrónicos aún abunda en Latinoamérica. De acuerdo con un informe de BlackIndex del 2019 sobre comercio electrónico, la región concentra el 8% de compradores digitales a nivel mundial. Si la crisis del COVID-19 incentiva a reducir el contacto y que se apueste, por ejemplo, en el e-commerce: ¿Cómo hacer que un microempresario confíe en que el medio de pago electrónico es igual de efectivo -e incluso más eficiente- que el pago físico (monedas y billetes)? ¿Cómo ayudarlos a gestionar un error de transacción? ¿Cómo garantizar que el crédito otorgado a un cliente se pagará sin problemas? Requiere, pues, de herramientas que ayuden a asegurar la continuidad de pagos y, de paso, formalizar a las pequeñas y medianas empresas (pymes).