Las ceramistas del Cenepa se organizan en talleres donde enseñan a las más jóvenes a identificar los bancos de arcilla, transportarla y mezclarla con otros insumos del bosque, así como las piedras especialmente elegidas para el pulido. Es una tarea sagrada: para la recolección no deben estar menstruando ni embarazadas. Algunas incluso cumplen dietas estrictas. (Foto: Leslie Searles)
Las ceramistas del Cenepa se organizan en talleres donde enseñan a las más jóvenes a identificar los bancos de arcilla, transportarla y mezclarla con otros insumos del bosque, así como las piedras especialmente elegidas para el pulido. Es una tarea sagrada: para la recolección no deben estar menstruando ni embarazadas. Algunas incluso cumplen dietas estrictas. (Foto: Leslie Searles)
Rafaella León

TAGS RELACIONADOS