El Gran Parque Chino es un nuevo atractivo para los vecinos miraflorinos y visitantes. Tal es su encanto, que los fines de semana hay largas colas para ingresar.
El Gran Parque Chino es un nuevo atractivo para los vecinos miraflorinos y visitantes. Tal es su encanto, que los fines de semana hay largas colas para ingresar.
/ Fidel Carrillo / Somos
Vanessa Cruzado Alvarez

La presencia (e importancia) de los es, sin duda, una de las lecciones pandémicas que deberían estar entre las prioridades de quienes aspiran a construir una mejor ciudad. Piénselo: parques, plazuelas y malecones han sido los guardianes de la socialización y estabilidad emocional luego de meses de encierro.

MIRA: Lomas de Asia: la fascinante travesía que busca poner en valor las montañas de las afueras de Lima

Para Bumpei Otsuka (Japón, 1944), que reside en Perú desde hace más de una década, un área de poco más de 300 metros cuadrados en San Isidro se ha convertido en su lugar de sanación y conexión con su tierra. Desde hace un año y medio camina diariamente 30 minutos –desde su casa, en Salaverry con Javier Prado– para llegar al biohuerto del Parque Bicentenario [ver recuadro], donde ha plantado nabo (redondo y largo), okura (okra para este lado del continente) y calabaza japonesa. “He traído las semillas de Japón porque quiero difundir su comida”.

Biohuerto del Parque Bicentenario

“Queremos que los vecinos hagan su terapia aquí, se diviertan y tengan ese contacto con las plantas, la tierra, el agua”, agrega Lizbeth Gonzales Juan de Dios, responsable del biohuerto municipal. Gracias a los talleres de agricultura urbana, los propios vecinos –adultos y niños desde los dos años– cultivan sus propios alimentos (cebolla, lechuga, tomate, romero, menta) para después llevárselos a casa. “Los niños son los más emocionados. Vienen con su pepita de palta, manzana, y los acompañamos en el proceso”, señala Gonzales.

Biohuerto del Parque Bicentenario

Ubicado a la altura de la cuadra 15 de la Av. El Ejército (también llamada Av. Pérez Araníbar), a espaldas del Complejo deportivo del distrito de san isidro. Puede ingresar por la Calle Godofredo García (no hay zona de estacionamiento) o por el puente de la Amistad.

EL VUELO DE LA MARIPOSA

Durante su infancia en Lima, Coppelia Hays creció con mariposas sobrevolando por su jardín. La hoy zoóloga quiso que más personas experimenten lo que vivió de niña: hace cinco años empezó plantando 10 algodoncillos (Asclepias), plantas que son el hábitat natural de las mariposas monarcas, en un jardín del malecón Paul Harris, en Barranco. En el camino se sumaron dos vecinas que ayudaron en el financiamiento para la compra de más plantas y abono y para contratar un jardinero para el cuidado especial. Los esfuerzos han rendido frutos. Corredores, ciclistas y transeúntes de todas las edades se detienen para apreciar las mariposas.

Al trabajo conjunto se ha sumado Victoria Alcántara, de Mariposas Urbanas (@mariposasurbanas en Instagram), que, de la mano de los voluntarios, brindan mantenimiento a las plantas para que se mantengan saludables: sin ellas, no hay mariposas. Entre las actividades que realizan está el retirar el pulgón amarillo para que no dañe el ecosistema de las mariposas. Ellos están a la espera de que la municipalidad señalice el lugar como el Parque de las Mariposas, con información del ciclo de vida. Por lo pronto, van a realizar más plantaciones para atraer otras especies.

Mariposario del Malecón Paul Harris

El parque está frente al Malecón Paul Harris 052. Suelen realizar actividades los domingos a las 10 a.m. La organización “Mariposas Urbanas” se encarga de repoblar de estos insectos a zonas de la ciudad. Si desea ser voluntario/a, los encuentra en redes sociales como @mariposasurbanas

OASIS ORIENTAL

Un área de 1.500 metros cuadrados se ha convertido es uno de los puntos preferidos, sobre todo para aprovechar las generosas puestas de sol. Es también un lugar para conectar con China: ni bien se entra al Gran Parque Chino, se es recibido por los leones característicos de su cultura. Los senderos de piedra te llevan hacia un puente con características ornamentales que fue confeccionado en el país asiático. En el cristalino espejo de agua hay dos Budas y se puede lanzar monedas para la suerte. No hay pierde. //

Gran Parque Chino

Ubicado en la cuadra 11 del Malecón Cisneros, en Miraflores. Está cerca del Parque de los Niños y la Plaza Santa Teresa del Niño Jesús. El ingreso es para todo público: cuenta con escaleras y rampas para silla de ruedas. Los fines de semana, hay gran afluencia de personas. Tome sus precauciones.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más