Esperanza y Ana Celia Rosas viven en Lima. Este año pandémico no pudieron grabar mucho juntos, pero han editado el manual. (Foto: Planeta/IG: Tejiendo Perú)
Esperanza y Ana Celia Rosas viven en Lima. Este año pandémico no pudieron grabar mucho juntos, pero han editado el manual. (Foto: Planeta/IG: Tejiendo Perú)
Gabriela Machuca Castillo

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

El recuerdo más antiguo alojado en la memoria de Ana Celia Rosas es aquel en el que su madre Esperanza (78), sentada junto a su vieja máquina de coser Singer, le está enseñando a usar los palitos de tejer. Rondaba ella los tres o cuatro años. Desde entonces, no hay temporada en su vida en la que se ha detenido. Tejer es para la limeña de 54 la conexión íntima con su querida mamá, la tradición que ambas heredaron de la abuela Ana María, la pasión y la terapia que la han acompañado cuando las aguas han estado calmas y convulsas, especialmente en este último año. Tejer le ha significado también convertirse, siempre en dupla con su progenitora, en youtuber. Casi dos millones de hispanoamericanos las siguen en una muy famosa cuenta que ya tiene 12 años de creada. Esta es conocida como . Tejer es, pues, el pasado poderoso y presente relisiente. Y el futuro, pues ambas están publicando un libro con el mismo nombre, con el cual planean poner a mover las manos y la creatividad tanto a principiantes como a las más duchas.

Esperanza en plena acción. (Foto: Instagram Tejiendo Perú).
Esperanza en plena acción. (Foto: Instagram Tejiendo Perú).

Este afán por compartir conocimiento desde otra plataforma, explica Ana Celia, tiene que ver también con la idea de servir al prójimo para aquellas personas que no necesariamente tienen acceso a Internet. Sucede que tejer brinda una hermosa sensación de sanación. De ello puede dar fe su madre Esperanza, quien aguantó ‘acompañada’ de sus proyectos de lana e hilos, los muy difíciles tiempos en que otra de sus hijas, Patricia, se trababa de cáncer. Lo mismo le sirvió cuando tuvo que atravesar por el luto al perderla. Ya en el pasado había ocurrido, década antes, cuando tuvo que estar en cama cinco meses por una amenaza de aborto. Entonces, felizmente, todo acabó bien.

Yo tejo desde chica, tejer es mi lugar seguro. Siempre digo que es mi espacio ‘calientito’. Y eso es literal porque los materiales que solemos usar proporcionan calor y suavidad. Tejer ha sido una compañía para mí toda mi vida. Cuando mi hermana Patty murió, yo me fui a vivir a los meses a otro país con mi familia. Y extrañaba mucho. Tenía pena. En ese tiempo tejí de todo, fue mi válvula de escape”, narra Ana Celia.

Tejiendo Perú nació casi de casualidad. Esperanza había mandado un video de su trabajo a un concurso en Argentina y este fue rechazado. Estaba un poco triste cuando recibe la sugerencia de uno de sus nietos: “¿Y por qué no subes tus videos a Youtube?”, le dijo. Eso ocurrió en el 2009. Mucha lana ha corrido ya. Ahora tienen más de 1.100 tutoriales publicados, su y también cuentas en e .

“Se podría pensar equivocadamente que tejer es una actividad solo de personas mayores, pero la mayoría de quienes nos siguen en Youtube son chicas jóvenes. Están ‘enganchadísimas’. Esto, no solo por esta característica terapéutica de la que hablaba, sino también porque se ha convertido en una idea de negocio. Hay muchas emprendedoras que nos han escrito diciendo que los videos de mi mamá han ayudado a elaborar productos con los cuales pueden sostener a sus familias”, dice Ana Celia. Tiene lógica. La pandemia, además, al obligarnos a estar en casa ha promovido el regreso a las actividades manuales como pintar, coser, entre otras.

LEE: Día de la madre: ‘El baúl de Antonia’ y la mamá influencer que busca, por sobre todo, servir a la comunidad | ENTREVISTA
COMPARTE: Joan Alfaro lanza galería virtual para exponer y vender piezas de arte en cerámica, plata y algodón

EL LIBRO

Sobre este cuenta Ana Celia a Somos: “Este año, por la pandemia, mamá y yo no hemos podido reunirnos casi para grabar videos tutoriales y subirlos al canal. La hemos protegido al máximo, felizmente ya está vacunada. Pero con mucho esfuerzo, y a la distancia, estamos trabajando por publicar en el que podrán encontrar técnicas para aprender a dos palitos (o dos agujas, como se conoce en otras partes del continente) y a croché. Asimismo hay 15 proyectos que podrán armar entre prendas de vestir, adornos, muñecos amigurumis, entre otros”.

El libro será presentado el 28 de mayo a la 4 de la tarde en su canal de Youtube con una clase maestra. También en las redes sociales de Editorial Planeta. “Haremos un atrapasueños gigante, va a estar muy divertido”, finaliza.

Anímese. Échele un vistazo a los videos de Tejiendo Perú o busque el libro. Quien sabe encuentre el pasatiempo/idea de negocio que estaba esperando.//

(Foto: Planeta).
(Foto: Planeta).

VIDEO RELACIONADO

Amautas de la artesanía peruana.