La actual edición de Vivo x el Rock tendrá tres escenarios temáticos diferentes. (Foto: Alonso Chero / El Comercio)
La actual edición de Vivo x el Rock tendrá tres escenarios temáticos diferentes. (Foto: Alonso Chero / El Comercio)
Guillermo Vera Ayala

Portadista web y redactor de mesa digital

guillermo.vera@comercio.com.pe

Esta nota apareció originalmente en septiembre de 2019. Con motivo de la llegada de Vivo x el Rock ha sido nuevamente publicada.

Vivo x el Rock 2019 es la edición más ambiciosa en la historia de un festival musical que ha gozado de gran acogida desde su aparición. Sin embargo, el evento también ha generado un debate acalorado esencialmente alrededor de la inclusión de géneros distintos al rock.

Con grandes cifras de asistencia y artistas de cada vez mayor envergadura encabezando el festival, queda en la interrogante sobre qué es lo que motiva críticas tan amargas por parte de un sector del público en tiempos de mayor diversidad en el entretenimiento.

- ÉXITO SOSTENIDO Y CRÍTICAS -

La primera edición del festival, llevada a cabo en 2013, tuvo un público de 15 mil personas y contó únicamente con agrupaciones nacionales. El crecimiento fue sostenido y para la sexta edición, llevada a cabo en 2016, la cita musical alcanzó su más alta cifra de concurrencia, con 61 mil espectadores. Vivo x el Rock X, la única edición de 2018, tuvo dos fechas y un público de 57 mil asistentes.

En sus inicios, Vivo x el Rock contó con un cartel de artistas esencialmente nacionales. En la imagen, la Liga del Sueño tocando en la única edición de 2019. (Foto: El Comercio)
En sus inicios, Vivo x el Rock contó con un cartel de artistas esencialmente nacionales. En la imagen, la Liga del Sueño tocando en la única edición de 2019. (Foto: El Comercio)

Si bien el evento ha sido materia de discusión desde sus inicios, César Ramos, el organizador, considera que Vivo x el Rock 2019 ha generado una sensación de polarización que no se había visto en las versiones pasadas.

“Siempre que el festival ha anunciado el cartel de artistas ha habido controversia, pero esta edición de todas maneras es la más polémica de todas”, señaló Ramos en comunicación telefónica con Somos.

El mismo empresario señaló que había previsto la respuesta negativa de un sector, pero que las reacciones vistas hasta ahora superaron sus previsiones.

“No esperaba que fuera tan grande. Sabía que iba a haber polémica, era obvio para mí, pero (el debate) ha crecido tanto que incluso ha llegado a diversos sectores que normalmente no le prestan atención a festivales de rock”, declaró el hombre detrás de esta serie de conciertos.

Los Shapis estarán presentes en la edición número 11 del “Vivo x el Rock” (Foto:@losshapis/@losmirlos)
Los Shapis estarán presentes en la edición número 11 del “Vivo x el Rock” (Foto:@losshapis/@losmirlos)

Ramos sostiene que la decisión de incluir a una cantidad importante de artistas de géneros como la cumbia o la música electrónica fue estudiada y que tiene la intención de mejorar la oferta para el cliente.

"Al ser un festival multiescenario, donde el público puede decidir qué escuchar y qué no, creo que tiene más sentido para nosotros que sea capaz de elegir entre dos bandas de distintos estilos musicales en lugar de dos bandas muy similares", explicó el empresario.

El organizador indica que se trata de una tendencia que puede verse desde hace tiempo en festivales de referencia en todo el mundo, los cuales apuntan hacia la diversidad musical.

"Para citar algo más cercano, el festival más grande de Latinoamérica, que es el Rock in Rio, lo hace todo el tiempo: tiene días de pop, escenarios de electrónica e incluso de samba, que es su música natural", explica Ramos. "Es un festival de rock, pero es también un festival brasileño que quiere hacer notar su identidad y que es un evento nacido ahí", agrega.

- DETRÁS DE LA CONTROVERSIA -

La presencia de artistas de cumbia como Los Mirlos o Deyvis Orosco es uno de los aspectos que más se ha discutido a lo largo de la última semana. Quienes tienen posturas más duras con respecto a este viraje se quejan de una supuesta pérdida de la vena rockera con la que nació el festival.

The Strokes encabeza el festival Vivo X el Rock. Los neoyorkinos se presentarán por primera vez en Lima el próximo 23 de noviembre en el Estadio de San Marcos. (Foto: Difusión)
The Strokes encabeza el festival Vivo X el Rock. Los neoyorkinos se presentarán por primera vez en Lima el próximo 23 de noviembre en el Estadio de San Marcos. (Foto: Difusión)

Para Óscar García, periodista de esta casa y crítico musical, la controversia está ligada a las identidades que se han generado en torno a la música y también a ciertas pretensiones elitistas de una parte de la comunidad rockera.

“En este debate por la inclusión de la cumbia en la nueva edición de Vivo x el Rock hay dos cosas a tener en cuenta: por un lado, hay un tema de esnobismo innegable de un sector de la comunidad rockera. No se puede tapar el sol con un dedo”, señala García.

"Por otro lado, el problema tiene que ver con un asunto muy propio del rock desde sus orígenes, que es esta presunta necesidad de pertenencia a una tribu musical a la que hay que defender, como si uno fuera un barra brava peleando en la calle por su equipo", añade.

Manuel Pacheco, psicólogo social especializado en música, tiene una opinión complementaria, indicando que la llegada de otros ritmos es vista como una alteración a lo que algunos consideran un orden ya establecido.

“Quienes escuchan únicamente rock, pop o algo similar ven esto como una especie de transgresión de la norma”, señaló Pacheco. “La gente que es más esquematizada puede verlo como una especie de ofensa o insulto, teniendo en cuenta que estos géneros para ellos no son considerados, primero como buenos y segundo como musicalmente estéticos”, agregó el docente de la Universidad Católica.

A lo citado antes se añade otro componente importante, que es la asociación que han tenido diversos géneros musicales a grupos sociales bastante definidos.

Pacheco indica que su investigación le ha permitido constatar tal relación. Aunque afirma que ello no necesariamente está relacionado a lo que sucede con Vivo x el Rock, el especialista sí considera que estas asociaciones pueden verse en las opiniones generadas por la participación de artistas como Wendy Sulca, Armonía 10 y Los Shapis.

A decir del psicólogo, estos artistas y su público son asociados de forma negativa con distritos marginales y de menor poder adquisitivo. “(Los críticos) lo ven como: ‘Vienen a ensuciar mi concierto’”, comenta Pacheco.

Para Óscar García, las distancias sociales también son parte de la formación de estas identidades en torno a un género musical y se remontan a muchas décadas atrás.

"El rock en nuestro país ha sido visto por mucho tiempo como un privilegio de las clases medias, que hablan inglés y entienden las canciones en este idioma o que, en los años de la dictadura de Velasco, podía darse el lujo de importar discos de este género de afuera, por sus redes de contactos o familiares", apunta García.

A decir del crítico, la cumbia ocupa un lugar opuesto al rock dentro de esta visión al estar identificada “con lo popular, con algo que solo sirve para el baile”. “De hecho, ver a lo popular como algo menor o de baja estofa es una muestra de esnobismo”, subraya.

Por ejemplo, esta búsqueda de la diferenciación pudo verse en el pasado con las violentas peleas que se veían en el Reino Unido entre grupos de ‘teddy boys’ y ‘rockers’, subculturas juveniles de los años 60. Según García, hay “una presunta defensa de una forma de ver la vida” y un sentido de pertenencia arraigado, pues muchos rockeros de corte tradicional han sentido que forman parte de una “comunidad especial” desde la aparición del género.

“Con más o menos violencia, la cosa se ha repetido en las décadas siguientes: ahí tienes a los metaleros que se agarraban a cadenazos con los punks en la Lima ochentera”, recuerda García. “La idea que subyace es: ‘Esta es la música que me gusta y me peleo por ella, tú estás equivocado, eres un huachafo, un ignorante y no sabes nada’”, aclara.

Armonía 10 le responde a los que criticaron su participación en “Vivo x el Rock” con video interpretando la canción “Laura no está”: (Foto: Facebook Armonía 10)
Armonía 10 le responde a los que criticaron su participación en “Vivo x el Rock” con video interpretando la canción “Laura no está”: (Foto: Facebook Armonía 10)

Por su parte, Manuel Pacheco compara la situación de la cumbia con la percepción que tuvieron en sus inicios los ritmos criollos, considerados durante mucho tiempo como la tiempo como la única música nacional y que a día de hoy sigue gozando de gran prestigio, a pesar de que esto no fue siempre así.

"La música criolla en este momento es súper valorada, súper reconocida y genera orgullo nacional, pero en un primer momento fue la música de los plebeyos, del callejón, que tocaba gente que no tenía recursos", afirmó el psicólogo social.

Aunque con matices, lo visto con Vivo x el Rock 2019 no es un fenómeno aislado, pues situaciones similares se han visto en grandes eventos musicales de Europa como Glastonbury. El festival inglés incluyó a Kanye West en su cartel de 2015 y ello disgustó tanto a un sector, que se inició una campaña de recolección de firmas para impedir que la estrella del hip hop se presentara.

“En ese festival solo han actuado tres raperos en su larga existencia. Pero ellos también acogieron a los peruanos de Cumbia All Stars”, contó García.

Vivo x el Rock 2019 tendrá tres escenarios distintos. En la imagen, la presentación de la banda chilena Lucybell en 2015. (Foto: Germán Falcón/El Comercio)
Vivo x el Rock 2019 tendrá tres escenarios distintos. En la imagen, la presentación de la banda chilena Lucybell en 2015. (Foto: Germán Falcón/El Comercio)

A nivel personal, Manuel Pacheco considera que muchas respuestas críticas con respecto al cartel de Vivo x el Rock son "exageradas", debido a que el festival le asegura al público que siempre podrá seguir a los artistas o géneros de su preferencia en los tres escenarios diferenciados que tendrá. "Me parece una expresión muy saludable reconocer otros géneros que se dan acá", indica.

El especialista insiste en que los comentarios alturados y centrados en el apartado netamente musical contribuyen a un debate positivo, pero se vuelven nocivos cuando adquieren un carácter marcadamente discriminatorio.

“Lo peor es que no se queda en el género como tal, porque uno puede tener gustos y gustos. El problema es que esto se lleva a un plano de estigmatización y discriminación”, criticó el catedrático. “Especialmente, he visto muchas ofensas hacia Wendy Sulca, porque no es solo un tema de la música, sino de su condición étnica y por el género, por ser mujer”, agregó.

Sobre lo estrictamente musical, Manuel Pacheco asegura que es frecuente que se pierda de vista que “la cumbia o la chicha pueden tener una complejidad igual o mayor a la de algunos grupos de rock”.

En cuanto a lo que piensa la organización, César Ramos no habló directamente de marginación, pero sí señaló que “casos como este son una constante en el día a día”. “Sería mentir decir que no se ve, el creer saberse superior a los demás o no aceptar tus raíces”, indicó el empresario.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, Ramos pidió al público tener una mente más abierta y no perder de vista que Vivo x el Rock sigue teniendo un componente esencialmente rockero, reiterando que una oferta más variada no los va a afectar.

“Le diría a la gente que deberíamos tener un poco más la cultura festivalera que hay en otros países, que es de respeto y tolerancia hacia otros gustos musicales, más aún cuando tienes opciones”, declaró Ramos.

“Si quieres escuchar rock todo el día, puedes hacerlo porque hay escenarios donde hay rock todo el día. Si quieres variar un poco en algún momento, también está la opción de ver otras bandas de gran trayectoria como Armonía 10 o los Shapis”, insistió el organizador.

- NEGOCIACIONES Y FUTURO -

En lo que respecta únicamente al festival, Ramos mencionó que la presencia de The Strokes, cabeza de la edición de este año, fue abordada con un año de anticipación y que hoy en día “ya están negociando con el headliner del próximo año”. El padre de Vivo x el Rock no quiso dar más detalles con respecto al artista con el que mantienen conversaciones, pero sí dijo estar seguro de que prepara sorpresas para la próxima versión del evento.

"El festival ha ido creciendo edición tras edición, pero incluso me atrevería a decir que el del próximo año será más grande que este", dijo Ramos.

DATOS

  • El festival Vivo x el Rock 2019 se llevará a cabo el 23 de noviembre en el estadio de la Universidad de San Marcos.
  • La organización indicó el 1 de agosto que hasta esa fecha se habían vendido más de 33 mil entradas.