Parada obligada. La escultura en honor a Mafalda se ubica en el barrio bonaerense de San Telmo. Cientos llegan hasta allí a diario para tomarse una foto con la heroína de la tira cómica. Hoy pueden verse también ahí imágenes de Manolito y Susanita. (Foto: Gabriela Machuca Castillo)
Parada obligada. La escultura en honor a Mafalda se ubica en el barrio bonaerense de San Telmo. Cientos llegan hasta allí a diario para tomarse una foto con la heroína de la tira cómica. Hoy pueden verse también ahí imágenes de Manolito y Susanita. (Foto: Gabriela Machuca Castillo)
/ Gabriela Machuca Castillo

Quino está sentado en el comedor de Mafalda a punto de beber su primer sorbo de sopa. Es crema de espinaca. A sugerencia de su compañera de toda la vida, Alicia Colombo, coge el tazón de loza blanca y se lo lleva a la boca. Somos cinco personas las que estamos en el interior F, el recreado departamento clasemediero donde la chica de 6 años vivió junto a sus padres y su hermano menor Guille, el cual es parte de la exposición El mundo según Mafalda. Esta fue inaugurada el 14 de setiembre en la Usina del Arte, en el bonaerense barrio de La Boca. El encuentro allí no es poca cosa. Se trata de la reproducción exacta del lugar donde creció, al menos en el papel, uno de los personajes de tira cómica más extraordinarios creados jamás.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más