Reino Unido criminalizará los 'deepfakes' pornográficos. (Foto: Pixabay)
Reino Unido criminalizará los 'deepfakes' pornográficos. (Foto: Pixabay)
/ Pixabay
Agencia Europa Press

Reino Unido planea criminalizar la implementación de ‘deepfakes’ con una nueva regulación que tipifique este delito y castigue a los usuarios de esta con fines pornográficos y sin el consentimiento de las víctimas.

MIRA: Estados Unidos quiere que sus robots policías acaben con la vida de los criminales

El ‘deepfake’ es una técnica de vídeo que utiliza la Inteligencia Artificial (IA) para crear, alterar y falsificar imágenes, que los ciberdelincuentes han empleado con asiduidad para llevar a cabo sus fraudes en los últimos años.

El gobierno británico ha anunciado que planea ilegalizar el intercambio de ‘deepfakes’ de carácter erótico o pornográfico distribuidos sin el consentimiento o bajo la ignorancia de las personas que aparezcan en dichas imágenes.

MIRA: El sistema que hace que los motores diésel funcionen con hidrógeno y contaminen un 85% menos

Esta medida forma parte de Online Safety Bill, una nueva legislación de seguridad en línea con la que el Gobierno planea vigilar y acabar con el contenido dañino accesible a través de Internet.

Tal y como informa este organismo en su página web, Reino Unido presentará próximamente un paquete de leyes adicionales para abordar comportamientos abusivos, incluida la instalación de cámaras ocultas para fotografiar o grabar a alguien de forma no consensuada.

MIRA: Galactica: la IA de Meta que solo duró tres días por ser racista y difundir Fake News

Una de ellas estará enfocada al denominado ‘downblousing’, que consiste en tomar fotografías o vídeos de mujeres desnudas de la mitad superior de su cuerpo. De esa manera, el Gobierno cree que la Policía y los fiscales encontrarán menos dificultades para perseguir estos casos masivamente.

Desde esta institución recuerdan que el ‘deepfake’ es una práctica que afecta a buena parte de su población. Tanto es así que, según más de 28.000 informes realizados por la Policía entre abril de 2015 y diciembre de 2021, alrededor de uno de cada 14 adultos en Inglaterra y Gales ha recibido una amenaza para compartir imágenes íntimas.

MIRA: Pangeos, el ‘crucero tortuga’ capaz de transportar 60.000 personas cuya construcción podría costar US$ 8.000 millones | VIDEO

Para que cada delito tenga su correspondiente castigo, el Gobierno británico se encargará de derogar y sustituir la legislación vigente y tipificará el delito de compartición de una imagen íntima sin el consentimiento de la víctima.

Por otra parte, creará dos delitos específicos. Uno de ellos, por amenazar con compartir imágenes y, el otro, por instalar cámaras y dispositivos fotográficos y de vídeo bajo la ignorancia de estas personas.

Asimismo, ha anunciado que reconocerá como delito criminal el intercambio no consentido de imágenes íntimas que hayan pasado por la técnica de ‘deepfake’ y transformación de la imagen original en otra fraudulenta mediante IA.

MIRA: ¿Ibai le dice adiós a Twitch? El streamer estaría a un paso de mudarse a YouTube

Reino Unido ha recordado que esta medida se basa en la regulación adoptada por el gobierno en los últimos años enfocada a la protección de las víctimas y a la criminalización de actos como el ‘upskirting’, que consiste en hacer fotos o vídeos que muestran partes íntimas de las mujeres fotografiando o grabando su cuerpo por debajo de la falda.

Otros de los delitos actualizados con esta nueva ley son los del denominado ‘revenge porn’, mediante el cual se utiliza contenido multimedia tomado en la intimidad para publicarlos y viralizarlos sin el consentimiento de la persona que aparece en ellos, aun habiendo existido un acuerdo entre ambas partes para su creación.

MIRA: Google no se rinde con los videojuegos: la compañía ya presenta un nuevo aliado, luego del fracaso de Stadia

Asimismo, este proyecto de ley de seguridad ‘online’ prevé crear un delito específico con el conocido como ‘cyberflashing’, que consiste en el envío no solicitado de fotografías en las que aparecen los genitales del agresor.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más