El estudio se realizó en seis ciudades de Estados Unidos. (Foto: GEC)
El estudio se realizó en seis ciudades de Estados Unidos. (Foto: GEC)

El argumento de que las aplicaciones de taxi facilitan la vida de los usuarios y aligeran el tráfico en las ciudades se acaba de desbaratar luego que Uber y Lyft admitieran que tienen un efecto importante en la congestión vehicular.

Cada vez que se publicaba un estudio que advertía de los riesgos de las aplicaciones, era desmerecido por ambas compañías o puesto en duda. Ahora la confirmación llega desde adentro, según indicó The Verge.

Uber y Lyft encargaron a la consultora en transporte Fehr & Peers analizar las millas vehiculares recorridas (MVR) de sus autos en seis ciudades durante septiembre de 2018, y compararlos con el total. Los resultados no fueron muy alentadores.

Si bien la gran mayoría de vehículos son personales o comerciales, la cuota que aportan estas compañías no es menor.

El estudio observó dos niveles de las ciudades: el área regional, que incluye suburbios y distritos menos concurridos; y el centro de la ciudad, donde se concentra la mayor cantidad de empleos. Las ciudades elegidas fueron Boston, Chicago, Los Angeles, San Francisco, Seattle y Washington D.C.

En las zonas más alejadas del centro el aporte de Uber y Lyft en el tránsito era de apenas 1 a 3%. No obstante, en las áreas de más densidad llegaba a 13.4% en el caso de San Francisco, mientras que sumaba 8% en Boston y 7.2% en D.C.

El resultado es preocupante, pues los anteriores estudios para la ciudad de San Francisco señalaban entre 6.5% y 10% del total de MVR, bastante menor al 13.4% que halló el reporte.

Del total de recorrido hecho por los conductores de Uber y Lyft, la tercera parte del tiempo la pasaron sin pasajeros.