Los astrónomos han logrado capturar imágenes de la estrella gigante Betelgeuse, mostrando que una de las estrellas más brillantes de la Vía Láctea ha perdido gran parte de su brillo en los últimos meses, según un Observatorio Europeo Austral ( ESO). (Foto: AFP)
Los astrónomos han logrado capturar imágenes de la estrella gigante Betelgeuse, mostrando que una de las estrellas más brillantes de la Vía Láctea ha perdido gran parte de su brillo en los últimos meses, según un Observatorio Europeo Austral ( ESO). (Foto: AFP)
Redacción EC

Este viernes por la mañana el Observatorio Europeo Austral (ESO) reveló los últimos registros de la “Betelgeuse” y demostró cómo esta estrella supergigante, ubicada a más de 700 años luz de distancia, una distancia “muy cercana” a la Tierra, perdió su brillo durante 2019.

En detalle, se monitoreó la estrella a partir de enero de 2019 con el “Very Large Telescope” (VLT), y comparándola con diciembre pasado, los investigadores pudieron determinar que la gigante roja estaba a un 36% de su brillo habitual.

-[]

-[]

►[]

Así, la captura publicada esta mañana fue tomada por SHARPE - Instrumento de Investigación de Exoplanetas de Alto contraste Espectropolarimétrico- un poderoso buscador de nuevos planetas que orbitan alrededor de estrellas cercanas, que utiliza un método conocido como imágenes directas.

Muchos entusiastas se preguntan si algún día Betelgeuse estallará como todas las supernovas, pero, Miguel Montargès, astrónomo de la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, quien ha liderado el equipo, no cree que sea el caso ahora mismo.

Esta fotografía del ESO muestra que Betelgeuse, en la constelación de Orión, ha estado experimentando una atenuación sin precedentes, tomada con el instrumento SPHERE en el Very Large Telescope de ESO en enero (D) y diciembre de 2019. -  (Foto: European Southern Observatory / AFP) /
Esta fotografía del ESO muestra que Betelgeuse, en la constelación de Orión, ha estado experimentando una atenuación sin precedentes, tomada con el instrumento SPHERE en el Very Large Telescope de ESO en enero (D) y diciembre de 2019. - (Foto: European Southern Observatory / AFP) /

“Los dos escenarios que estamos barajando son un enfriamiento de la superficie debido a una actividad estelar excepcional o una eyección de polvo hacia nosotros”, estimó Montargès.

Para reunir las pistas sobre la atenuación, el belga y su equipo necesitaron el VLT, instalado en Cerro Paranal, una montaña ubicada en el desierto de Atacama, al norte de Chile.

“El Observatorio Paranal de ESO es una de las pocas instalaciones capaces de tomar imágenes de la superficie de Betelgeuse”, recalcó el astrónomo.

Pero eso no es todo, otra imagen fue captada por un nuevo instrumento llamado VISIR. En esta nueva entrega, realizada por Pierre Kervella, del Observatorio de París, se muestran las nubes de polvo que se forman cuando la estrella arroja su material al espacio.

“En astronomía escuchamos mucho la frase ‘somos polvo de estrellas’, pero ¿de dónde viene exactamente ese polvo?”, expresó el estudiante de doctorado de la Universidad Católica de Lovaina que trabaja con las imágenes de supergigantes rojas, Emily Cannon.

Y agregó que “durante sus vidas, las supergigantes rojas como Betelgeuse crean y expulsan grandes cantidades de material incluso antes de que exploten como supernovas. La tecnología moderna nos ha permitido estudiar estos objetos, a cientos de años luz de distancia, con detalles sin precedentes que nos dan la oportunidad de desentrañar el misterio de lo que desencadena su pérdida de masa”.

Emol, GDA

Síguenos en Twitter: