Neil A. Armstrong, Michael Collins y Edwin E. Aldrin, miembros de la tripulación del Apolo 11, que llegó a la Luna. (Foto: NASA)
Neil A. Armstrong, Michael Collins y Edwin E. Aldrin, miembros de la tripulación del Apolo 11, que llegó a la Luna. (Foto: NASA)
Redacción EC

Emoción, alegría, lágrimas e incluso decepción causó la noticia de la llegada del hombre a la , el 20 de julio de 1969, hace cinco décadas.

Estados Unidos y la Unión Soviética, las dos grandes potencias mundiales de entonces, se encontraban en plena guerra fría y la carrera espacial era un frente en el que también se enfrentaban.

[]
[]

Pero fueron los estadounidenses con su programa Apolo los que lograron adelantarse y poner a los primeros hombres sobre la superficie del satélite, logrando uno de los más grandes hitos de la historia de la humanidad.

Boris Volinov, cosmonauta soviético que entonces tenía 34 años, cuenta que se enteraron de la noticia "mucho antes de su publicación. ¡Y lo celebramos porque los estadounidenses habían logrado regresar vivos!".

Boris Volinov es contemporáneo de Yuri Gagarin, el primer hombre en el espacio. (Foto: AFP)
Boris Volinov es contemporáneo de Yuri Gagarin, el primer hombre en el espacio. (Foto: AFP)

"Evidentemente también estábamos algo decepcionados, porque nosotros teníamos nuestro propio programa lunar. Yo mismo me entrenaba para caminar en condiciones de gravedad lunar. Todos soñábamos con pisar un día la superficie de la Luna", dice.

Volinov afirma que en esos años, los cosmonautas temían que los estadounidenses adelantaran, pues su programa tenía una serie de problemas y se encontraba prácticamente estancado. 

"Había dos oficinas de constructores espaciales trabajando en paralelo desde inicios de los años 1960. El Estado no logró concentrar todos los medios en un solo programa y acabamos quedándonos atrás", afirma.

El cosmonauta le contó a la AFP cómo conoció a Neil Armstrong, el primer hombre en pisar la Luna, y la amistad que entablaron rápidamente.

"Lo conocí personalmente en Nueva Delhi, en India, donde ambos fuimos condecorados. Él, por la primera misión lunar, y yo, por el primer acoplamiento de dos naves habitadas en enero de 1969".

(Foto: NASA)
(Foto: NASA)

"Nos hicimos amigos muy rápido. Nos comunicábamos gracias al traductor soviético, un teniente que vestía de civil. Las fotos en las que nos abrazábamos no se desclasificaron hasta después de la caída de la URSS", agrega.

De acuerdo a Volinov, Armstrong le contó su experiencia durante su entrenamiento en la NASA y sobre el accidente que sufrió durante unas pruebas el 8 de mayo de 1968.

"Él me habló del estrés que sintió durante el accidente de motor de su aparato de alunizaje durante un entrenamiento. Dos días después del accidente, volvió a entrenar. Neil era un hombre, uno de verdad".

Fuente: AFP

Síguenos en Twitter: