Tomás Unger Golsztyn

Para muchos resultará sorprendente que la fuente más poderosa de sonido en el reino animal –240 decibeles, el doble de un jet– es la ballena. Produce un sonido suficientemente fuerte para rebotar en peces que están a cientos de metros y se puede oír hasta cientos de kilómetros bajo la superficie marina.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más