¿Has intentado disfrutar de videojuegos como Dark Souls, Cuphead, Celeste, Super Meat Boy, Sifu o el reciente pero no lo lograste porque no dejabas de morir, no superas un nivel o porque no entiendes cómo se juega correctamente? Si es así, es probable que te hayas topado con una de las polémicas que más se presentan entre los entusiastas de la industria: la dificultad en el gaming.

LEE TAMBIÉN | Elden Ring: Más de una década de maravillosas experiencias condensadas en un gran videojuego

Por una parte están los defensores de que todos los títulos que son lanzados en la actualidad deben contar con distintas opciones de dificultad, especialmente un ‘modo fácil’, para adaptar el nivel de desafío según el deseo del jugador. Por otro lado, tenemos a los que argumentan que los videojuegos no están en la obligación de ‘llevarte de la mano’ y darte hasta la mínima comodidad ya que esto le quita lo entretenido a la experiencia.

El debate se ha extendido a lo largo de los años y curiosamente siempre revive cuando una obra resalta por ser particularmente difícil. El lanzamiento de Elden Ring el pasado 25 de febrero fue el nuevo detonante de la eterna lucha entre estos dos bandos justamente por eso: el título no es sencillo y no cuenta con opciones de dificultad. Pero, ¿qué es lo que finalmente debemos comprender de esta discusión de nunca acabar?

Elden Ring es el título más reciente de FromSoftware y mantiene la visión del estudio sobre un retador combate contra enemigos y poderosos jefes. (Foto: FromSoftware/Bandai Namco)
Elden Ring es el título más reciente de FromSoftware y mantiene la visión del estudio sobre un retador combate contra enemigos y poderosos jefes. (Foto: FromSoftware/Bandai Namco)
PUEDES VER | Elden Ring: miembros de Guerrilla Games y Ubisoft critican la interfaz y diseño de misiones del juego

Hay que tener algo claro y es que los videojuegos, como todo medio de entretenimiento o expresión artística, no están hechos para que todo el mundo los disfrute. Sí, algunos apelan a lo que está de moda o lo que gusta a la mayoría, pero esto no quiere decir que todo el mundo amará el producto. La subjetividad cobra un rol fundamental en estos casos y nadie podrá tener razón absoluta sobre qué es bueno o qué es malo en dichas situaciones.

Dicho esto, pasamos a la manzana de la discordia del asunto el cual es el ‘modo fácil’. Si bien algunos de los títulos mencionados al inicio cuentan con opciones para ajustar su dificultad, Hidetaka Miyazaki y el equipo de FromSoftware no han incluido esta función en ninguno de sus títulos hasta la fecha porque, en palabras del creativo al , “la dificultad es lo que da sentido a la experiencia”, confirmando que el estudio no está dispuesto a abandonarla ya que es parte de su identidad.

PUEDES VER | Elden Ring: Streamer dona US$10 a Ucrania por cada muerte en el videojuego y alcanza los US$150,000

¿Están obligados los desarrolladores de videojuegos a incluir este modo? Enrique “Junior” Martinez, especialista de la industria de los videojuegos, conversó con El Comercio para esclarecer este tema.

“FromSoftware y otros estudios llevan años haciendo videojuegos y saben exactamente lo que hacen y al público al que apuntan. Considero que la presencia de estas opciones depende del desarrollador. Es complicado darle una regla a un creativo que tiene claras intenciones de que el juego sea difícil porque le gusta que sea así y prefiero confiar en él ya que es su obra y por algo la hizo de esa forma”, señaló.

Enrique 'Junior' Martinez, especialista de la industria de los videojuegos, mencionó que se debe respetar la decisión artística de los desarrolladores de videojuegos. (Foto: Cristina Baldeon/Checkpoint)
Enrique 'Junior' Martinez, especialista de la industria de los videojuegos, mencionó que se debe respetar la decisión artística de los desarrolladores de videojuegos. (Foto: Cristina Baldeon/Checkpoint)

Martinez menciona un factor clave: la intención del desarrollador. Pese a que varias de las quejas o solicitudes que diversos jugadores realizan para que un título implemente una función que le ayude a disfrutar de la experiencia como el selector de dificultad tengan razón de ser, la decisión final es netamente de los creadores del videojuego y las posibles ventajas o desventajas que esta pueda traer deben ser evaluadas por ellos y los distribuidores con la recepción del público en consideración, pero sin un papel determinante en la discusión.

“Algunas compañías optan por implementar un modo fácil u otra función para evitar situaciones como las demandas colectivas que grupos de personas emprenden argumentando que no pueden disfrutar del producto y que están en su derecho de exigir cambios. No comparto esta idea ya que el desarrollador debe tener total derecho de hacer lo que desee con su obra. Las personas pueden tener una opinión, pero no deben imponerla a los demás”, dijo Martinez al respecto.

Sekiro: Shadows Die Twice fue protagonista de la polémica en 2019 por su exigente combate. (Foto: FromSoftware/Activision)
Sekiro: Shadows Die Twice fue protagonista de la polémica en 2019 por su exigente combate. (Foto: FromSoftware/Activision)

El mismo Hidetaka Miyazaki lamentó que la dificultad sea un factor que aleja a algunos jugadores de sus títulos, pero siempre fue transparente al mencionar que no está dispuesto a cambiar su filosofía creativa ya que, como dijo en la entrevista al medio antes citado, “simplemente quiero que el mayor número posible de gente experimente la alegría que supone superar las dificultades”.

Esta honestidad es lo que permite a la persona que tenga algo de interés en una obra como Elden Ring saber a lo que se va a enfrentar: un videojuego brutalmente difícil con un gameplay exigente que no está dispuesto a reducir su nivel de desafío. Cada creativo hace las cosas con una intención y, si bien esta no puede gustar a todos o hasta puede carecer de sentido para algunos, nadie debería exigirle cambiar su forma de pensar.

Cuphead cuenta con una enorme variedad de poderosos jefes con patrones de ataque complicados. (Foto: Studio MDHR)
Cuphead cuenta con una enorme variedad de poderosos jefes con patrones de ataque complicados. (Foto: Studio MDHR)

“La dificultad es una valla compleja para mucha gente, pero esto no quiere decir que no tenga derecho a existir. Hay millones de personas que compran estos juegos y los disfrutan tal como son. Es evidente que esta barrera impedirá que venda las cifras de otras franquicias más accesibles como Pokémon o un Super Mario, pero el desarrollador lo sabe y es su decisión mantener la postura de ‘quizás no venderemos tanto, pero queremos hacer lo que queremos’ y eso debe ser respetado”, sentenció Martinez.

Está claro que el debate de si los videojuegos deben contar con un ‘modo fácil’ en favor de la accesibilidad al medio nunca desaparecerá. Las personas que están o no de acuerdo siempre usarán las redes sociales para expresar sus puntos de vista y, por desgracia, para despotricar contra los que no piensen igual que ellos. Están en su derecho. Pero, los desarrolladores también tienen la libertad de tomar estas críticas o sugerencias y aplicarlas a su obra o simplemente no hacer nada que vaya en contra de su visión.

¿Los videojuegos están obligados a tener un modo fácil? No, no lo están y eso está bien. El éxito y reconocimiento que videojuegos como Elden Ring, Sekiro: Shadows Die Twice, Sifu y otros más han ganado en estos últimos años lo demuestran.

En Sifu, el protagonista envejece con cada muerte y se vuelve más fuerte, pero tiene menos salud. Después de cierta cantidad de muertes, el jugador ya no puede continuar con su partida. (Foto: Sioclap)
En Sifu, el protagonista envejece con cada muerte y se vuelve más fuerte, pero tiene menos salud. Después de cierta cantidad de muertes, el jugador ya no puede continuar con su partida. (Foto: Sioclap)

VIDEO RELACIONADO

TEC: las mejores docuseries de videojuegos en Netflix
Hace poco Netflix lanzó la docuserie perfecta para los amantes de los videojuegos. High Score cuenta en 6 divertidos episodios la evolución de los videojuegos a

TE PUEDE INTERESAR:

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más