Flying Hovercraft ha sido desarrollado por Hammacher Schlemmer.
Flying Hovercraft ha sido desarrollado por Hammacher Schlemmer.
/ Hammacher Schlemmer
Redacción EC

Los quieren ocupar un espacio privilegiado en nuestras vidas. En todo el mundo hay distintos proyectos preparándose para salir al mercado, uno de ellos es el Flying Hovercraft, un aerodeslizador que puede volar sobre el agua desarrollado por la marca Hammacher Schlemmer.

Este prototipo cuenta con un motor de gasolina turbo de dos cilindros refrigerado, el cual le permite desplazarse 250 kilómetros a 113 km/h y a 6 metros de altura del suelo. Además, está equipado con una hélice de madera y carbono de 152 centímetros, así como un ventilador de elevación de 34 pulgadas que gira a 1.100 rpm. Por la parte inferior, el aerodeslizador tiene una estructura de nylon resistente con revestimiento de vinilo que se infla.

MIRA: Switchblade: el auto volador que alcanzaría hasta los 322 km por hora en el aire

Según la compañía fabricante, el Flying Hovercraft funciona tanto sobre agua salada como dulce y, gracias a su aerodinámica y atributos mecánicos, vuela incluso con vientos de hasta 40 km/h y sobre olas de hasta 1,80 metros de altura. Sin embargo, eso no es toso: también puede conseguir hasta un 30 % de inclinación por arena, barro, hierba, el desierto o el hielo y la nieve.

El vehículo puede llevar cargas de hasta 270 kilogramos durante el vuelo, entre los que se incluye el peso del piloto y los pasajeros.

Cabina interior del Flying Hovercraft.
Cabina interior del Flying Hovercraft.
/ Hammacher Schlemmer

En la cabina de mando, este modelo volador emplea un joystick para poder alzar el vuelo y tres timones verticales. Asimismo, cuenta con un acelerador de bloqueo de fricción de torsión y un sistema de accionamiento variable que permiten una velocidad de avance continuada y un control de flotación.

Cuando se quiere aterrizar y detener la nave, el piloto debe reducir las revoluciones por minuto del ventilador de elevación. Así, los patines de aterrizaje alcanzan el suelo de nuevo y mantienen seguro el vehículo ya sea en tierra o en agua.

Eso sí, el Flying Hovercraft no es un artículo que cualquiera pueda poseer. Hammacher Schlemmer lo vende por su página web a un precio de 190.000 dólares. Y como si eso fuera poco, para poder utilizarlo el propietario necesita una licencia de piloto de barco.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más