Topher White, miembro del equipo Rainforest Connection (RFCx), junto a un dispositivo Guardian, equipado con un sensor de audio, un viejo smartphone y un panel de energía solar.
Topher White, miembro del equipo Rainforest Connection (RFCx), junto a un dispositivo Guardian, equipado con un sensor de audio, un viejo smartphone y un panel de energía solar.
Redacción EC

El control de grandes protegidas representa un desafío logístico enorme para las autoridades, que muchas veces no cuentan con los recursos necesarios para identificar y detener el avance de la deforestación y la caza ilegal. Para este tipo de situaciones, una iniciativa busca reutilizar los sensores de viejos  para transmitir alertas en tiempo real de sonidos de motosierras y disparos de armas de fuego.

MIRA: La laguna Yarinacocha se defiende de la ola de contaminación

De esta forma, el proyecto Rainforest Connection logró transformar unos viejos smartphones con sensores de audio con la capacidad de detectar la frecuencia del sonido de las motosierras desde una instalación ubicada en la copa de los árboles. Con un diseño equipado con una serie de paneles solares que se asemejan a pétalos, el dispositivo obtiene la energía necesaria para realizar un monitoreo del bosque las 24 horas.

El dispositivo Guardian se ubica en la copa de los árboles, registra los sonidos del entorno y envía los datos mediante la red móvil de telefonía celular para detectar los patrones de caza o tala ilegal mediante un sistema de inteligencia artificial
El dispositivo Guardian se ubica en la copa de los árboles, registra los sonidos del entorno y envía los datos mediante la red móvil de telefonía celular para detectar los patrones de caza o tala ilegal mediante un sistema de inteligencia artificial

Estos dispositivos, denominados Guardian, graban de forma constante los sonidos en un área de unos 3 kilómetros cuadrados. A su vez, los datos registrados enviados por la red móvil de telefonía celular y son analizados mediante sistemas de inteligencia artificial en tiempo real.

“En la selva no hay electricidad ni agua potable, pero hay una buena cobertura móvil”, dijo Topher White, miembro del equipo Rainforest Connection (RFCx), al mencionar que el monitoreo por sonido es un método de prevención efectivo para combatir la deforestación y la caza ilegal en selvas y bosques. En detalle, cada dispositivo Guardian funciona de forma autónoma y se conecta a Nature Guardian, una plataforma tecnológica que forma parte del proyecto .

MIRA: Biohuertos en casa: una manera de contribuir con el medio ambiente

Durante un año, White desarrolló un sensor de sonido que fue testeado en diversas zonas boscosas y selváticas en todo el mundo, desde la isla de Borneo en el sudeste asiático al Amazonas en América del Sur y los parques nacionales de la zona de los Balcanes y la Patagonia chilena.

Además de funcionar como un sistema de control en tiempo real contra la caza y la tala ilegal, los dispositivos Guardian también permite realizar un análisis no intrusivo del comportamiento del ecosistema. En Costa Rica los sensores de sonido permiten analizar el comportamiento de especies en peligro de extinción como los monos araña, mientras que en Irlanda tuvo un uso diferente: los dispositivos Guardan sirvieron para identificar los sonidos de ballenas, delfines y marsopas para analizar la población costera con el objetivo de mitigar el riesgo de colisiones con embarcaciones comerciales.

De esta forma, los Guardian desarrollados por el Rainforest Connection (RFCx) ya están presentes en 18 países y el proyecto fue premiado en la última edición del Congreso Mundial de Móviles de Barcelona por su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

La Nación / Argentina / GDA.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Pregunta del día - Millonarios en carrera espacial
¿Por qué los millonarios compiten por ir al espacio? (El Comercio)

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter...