María Maraza Saravia

El no poder comunicarse con otra persona porque esta no habla la lengua de señas, es un obstáculo para las personas sordas. Y es que en una sociedad ideal esta podría ser dictada en colegios, universidades e incluso en los centros laborales para así erradicar esa diferencia; sin embargo, esa no es la realidad. Afortunadamente, la tecnología le ha permitido a una nueva generación de creadores poder desarrollar inventos y funcionalidades que acorten esta brecha de comunicación.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más