(Foto referencial: Shutterstock)
(Foto referencial: Shutterstock)
Redacción EC

En medio de la crisis que vive el planeta por la pandemia ocasionada por el , el uso de las computadoras de casa ha aumentado considerablemente. Y ya sea que se use para trabajar de forma remota, disfrutar de contenido multimedia o comunicarse con la familia o amigos, una lenta puede llegar a ser todo un dolor de cabeza.

Pero no te agobies, existen algunas funciones propias de la computadora con las que tú mismo puedes limpiarla y ponerla operativa en pocos minutos.

 (Foto: Referencial/Pixabay)
(Foto: Referencial/Pixabay)

Asimismo, hay programas con precios muy razonables que complementan las que ya vienen de forma nativa y, si así lo deseas, también hay algunos técnicos informáticos que trabajan de forma remota, es decir, se conectan desde sus casas a tu PC y hacen todo el proceso por ti.

No obstante, hay que ser conscientes de que si hablamos de un equipo con más de 7 años de uso, y al que no se le han hecho mantenimientos, tal vez la mejor solución sea pensar en uno nuevo –y no están caros–. Pero empieza por tratar de arreglar tu máquina.

Usa lo que ya tienes a tu disposición

Windows, el sistema operativo más usado en el mundo, proporciona una serie de funciones para que el propio usuario pueda optimizar su computadora.

1. Limpia el escritorio. Es lo primero. Deja en él únicamente las aplicaciones que utiliza día a día.

2. Desinstala lo que no usa. Para hacerlo hay que buscar la opción de ‘agregar o quitar programas’ en el buscador (caja con la lupa, parte inferior izquierda) y allí elimina los que no utilizas.

3. Limpia tu disco duro. Escribe en el buscador ‘cleanmgr’ (sin las comillas) para que aparezca la aplicación ‘Liberador de espacio en disco’. Pulsa el botón derecho del mouse y escoge la opción de abrir como administrador. Al hacerlo, se desplegará una ventana en la que podrás elegir cuál disco duro deseas liberar.

Selecciona y haz clic en ‘siguiente’ para iniciar un análisis de los archivos que son innecesarios para la PC. Luego, podrás seleccionar qué quieres borrar, clic en ‘aceptar’ y listo. Con el mismo ‘cleanmgr’, prueba limpiar también los ‘archivos del sistema’ que no son necesarios, como viejas actualizaciones. Todo esto es seguro, automático y muy útil.

4. Desfragmenta el disco duro. Los archivos que se guardan en la computadora tienen diferentes partes, como si fuera una biblioteca con muchos libros, entonces, al desfragmentar el disco duro, lo que se hace es acomodar de mejor manera cada uno de esos ‘libros’ para obtener un mejor rendimiento del sistema.

Para hacerlo, abre el menú de inicio y busca ‘desfragmentar’. Elije el disco duro que quieras desfragmentar y haz clic en ‘optimizar’. Esto puede tomar tiempo y lo mejor es que no utilices el dispositivo mientras dura el proceso.

5. Reinicio total. Es dejar la PC como vino de fábrica. Esta es una opción radical y se usa en casos desesperados. Para hacerlo, debes ir a configuración, luego ‘Actualización y seguridad’, hacer clic en ‘recuperación’ y después en ‘comenzar’. Recuerda copiar todos tus archivos antes de esto en un disco duro, pues todos se borrarán.

Invierte en un buen antivirus

 (Foto referencial: Shutterstock)
(Foto referencial: Shutterstock)

Un gran enemigo de las computadoras son los virus informáticos o 'malwares'. Estos archivos maliciosos ralentizan los dispositivos, dañan los componentes y pueden llegar a robar información.

Por esta razón, un buen antivirus es una herramienta fundamental para mantener el buen desempeño de un PC. Windows 10 trae de forma nativa Windows Defender, que es una buena opción de antivirus gratuito. No obstante, algunas opciones como Avira, en su versión gratuita, Avast o AVG ofrecen sistemas más completos y que pueden mantener al usuario seguro al navegar.

Puedes considerar también pagar por un antivirus como Norton, considerado por muchos como el mejor del mundo, pues ofrece muchos servicios. El precio anual, para un plan de 10 dispositivos, que incluyen no solo computadores Windows y Mac sino también smartphones y tabletas, puede adquirirse hasta en 56 dólares al año.

Avast, por su parte, ofrece un plan muy completo, también con protección contra virus, spyware, software malicioso y ransomware. Así como un servicio de VPN para navegar seguro en línea por un precio similar.

También existen programas que limpian y optimizan de forma automática tu computadora: AVG Tune Up es uno de ellos. Con estos, puedes suspender las aplicaciones en segundo plano, eliminar complementos de los navegadores que la vuelven lenta y mantener actualizados los programas de forma automática.

Busca un servicio técnico remoto

Si eres de los que se hace ‘un rollo’ con esto de las computadoras, una buena opción para mejorar el rendimiento de tu dispositivo es contratar los servicios de un técnico que pueda conectarse de forma remota a tu equipo y solucionar el inconveniente que tengas.

Como explica Jorge Forero, representante legal de Expertechs, una empresa de reparación de computadoras de forma remota, un técnico se conecta a tu equipo a través de plataformas como AnyDesk o TeamViewer y le soluciona los problemas que esta pueda tener.

Sin embargo, Forero es enfático en que no todo se puede solucionar por esta vía. Por ejemplo, si hay problemas con alguno de los componentes de tu máquina, no hay mucho que se pueda hacer.

Pero para limpiezas y optimizaciones, actualizaciones de sistema y programas, o solucionar problemas con periféricos, es muy buena opción.

Si no hay solución, piensa en uno nuevo

Si tienes un equipo con muchos años, que ha pasado por las manos de muchos técnicos y que sigue sin funcionar correctamente, una buena opción es que pienses en comprar un nuevo equipo.

Lo que debe tener en cuenta a la hora de comprar una computadora nueva, esencialmente, son dos aspectos: el primero, es la cantidad de memoria RAM que posee. Esta memoria, en pocas palabras, es la que se encarga de soportar diferentes programas abiertos al mismo tiempo y que estos funcionen de forma correcta y veloz. Lo recomendable es que tu nueva computadora tenga por lo menos 8 GB de memoria RAM (si trae más, mejor) para que tenga un óptimo funcionamiento en el futuro.

El disco duro es el otro factor importante para tener en cuenta. En el mercado existen dos tipos de discos duros, los de estado sólido o SSD y los discos duros tradicionales o HHD.

Lo ideal es que tu dispositivo cuente con un SSD (al menos para el sistema operativo), porque es mucho más rápido en procesamiento, con menor consumo y mucho menos ruido.

En cuanto a capacidad de estos discos, generalmente en el mercado se encuentran entre las 256 GB y los 512 GB, lo cual sonaría poco para algunas personas; sin embargo, hay muchos servicios que hoy funcionan en la nube y la cantidad de documentos que se almacenan hoy en las computadoras es cada vez menor, por el almacenamiento en la nube y por los discos duros externos. Todo depende de lo que necesites.

Un gamer, por ejemplo, tendrá un buen disco duro de estado sólido y un disco duro físico (HHD) de gran capacidad para almacenar los juegos. Mira bien tus necesidades y asesórate e investiga bien antes de comprar.

Comienza por utilizar las herramientas de limpieza de tu propia máquina, que son muy eficientes y no te costarán.

Con información de “El Tiempo” de Colombia, GDA

Síguenos en Twitter...

TAGS RELACIONADOS