Jurandir Pitsch asegura que el SES 10 tiene la última tecnología en satélites y que con ello garantiza la calidad de la spalicaciones sociales. (Foto y video: SES)
María Fernanda Castro Rivas

Hace dos meses que la Comunidad Andina de Naciones (CAN) lanzó su primer al espacio, el .  Esta semana, presentaron el lanzamiento y puesta en órbita del satélite en la Red Satelital Andina.

Fue en este marco que El Comercio conversó con Jurandir Pitsch, vicepresidente de ventas para América Latina de SES, quien dio detalles sobre las funciones del SES-10.

—¿Qué significó para su compañía el lanzamiento del SES-10?
El lanzamiento de este satélite fue un momento histórico. No solo por ser el primero de la CAN, sino también por ser el primer satélite comercial en la historia lanzado en un cohete reutilizado. Inaugurando así, una nueva etapa en los lanzamientos y la industria aeroespacial en el mundo.

—¿Cuánto tiempo estará operativo el SES-10? ¿Ya han pensado en su reemplazo?
El SES-10 fue construido pensando en que esté operativo por 15 años o un poco más en el espacio. Lo lanzamos con éxito. Normalmente luego de 5 años se suele empezar a trabajar en el reemplazo. Sin embargo, ya empezamos a planificar la construcción del siguiente satélite desde ahora, y esto sucede porque tenemos un contrato de 30 años con la CAN.

—¿Que pasará con el SES-10 cuando deje de funcionar?
Las reglas internacionales de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) exigen que tengamos una cantidad extra de combustible para poder sacar al SES-10 de la posición orbital actual. Así luego lo mandamos a una órbita más alta que en esta industria lo conocemos como la órbita cementerio. Y ahí se quedan los satélites viejos.

—¿Cómo se hace este reemplazo de satélites?
Con 4 o 5 años de antelación lanzamos otro satélite para reemplazar al antiguo y es muy común que en compañías como SES —que tiene muchas posiciones orbitales— que lo movamos a una posición nueva y ahí lo dejemos por unos años más hasta que se cumpla el plazo y se haga la migración completa de funciones.

—¿De qué manera ayuda a las telecomunicaciones el SES-10?
El SES-10 fue diseñado para múltiples usos. Posee una cobertura amplia que va desde México hasta Argentina. Tiene lo que llamamos 3 pisadas, una en México, otra acá en la región andina y otra más en Brasil. Una de las ventajas de ese satélite es justamente estar en una posición orbital muy buena para los países andinos. Esto nos trae una ventaja competitiva y la idea es crecer comercialmente acá en la región.

—¿El SES-10 es parte de un proyecto mucho más ambicioso? 
El área satelital ha cambiado mucho en los últimos años, hay muchas aplicaciones nuevas entrando que pueden utilizar estructura satelital. Por ejemplo, los canales de televisión en alta definición (HD) o muy alta definición, los servicios 4k, tenemos servicios de banda ancha satelital, tenemos servicios de internet a bordo de los aviones, que es un servicio que está creciendo.

—¿Piensan lanzar más satélites que trabajen en conjunto con el SES-10?
No necesariamente. Los satélites son infraestructuras que trabajan cada uno de una forma independiente del otro. Sin embargo, este satélite soporta todo tipo de aplicaciones y  podemos combinarlo también con otro satélite SES acá en la región. Pero de una forma general los satélites trabajan cada uno por su lado.

—Tras firmar el acuerdo con la CAN, ¿cuál fue la primera obligación de SES?
Un punto importante es que cuando firmamos el acuerdo con la CAN en 2010 teníamos la obligación primero de proteger los recursos de la órbita espectro de la CAN en la posición orbital 67°oeste. Entonces, la primera cosa que hicimos fue mover dos satélites de la flota de SES para la posición 67°, eso para proteger la posición. Para que los países andinos pudieran cumplir con sus obligaciones junto a la UIT era necesario tener un satélite ahí para poder seguir explotando los recursos de la posición. Por eso fue lo primero que hicimos, para crear oportunidades comerciales.

—¿De qué manera SES se ha involucrado con los proyectos de los gobiernos de la región?
No directamente, pero sí en cuanto a ayudar a cumplir con obligaciones sociales y de gobierno como defensa, control de fronteras, cosas así. Nosotros damos el soporte, pero no estamos directamente involucrados.

—¿De qué manera logran conectar el continente?
Una banda ancha en la estructura satelital llega a todos los puntos de los países. Entonces, en las zonas más alejadas la cobertura sigue y tiene la misma calidad y el mismo precio para poner tanto en Lima como en la selva o ponerla en cualquiera de los países de la región con la misma cobertura.

—¿Hay otros satélites en la región que hagan lo mismo?
Es la única tecnología que es capaz de hacer esto. Como es un satélite nuevo usamos las tecnologías más nuevas. Por ello, podemos hacerlo de una forma muy económica y al mismo tiempo con mucha calidad para que las personas puedan tener acceso a las aplicaciones sociales.

—¿Qué son estas aplicaciones sociales?
Poner banda ancha, por ejemplo, atender escuelas implementando internet. La parte de entrenamiento, canales culturales, otros de contenidos de gobierno que puedan llegar a todas partes. También ampliar la cobertura de la televisión digital, porque la infraestructura terrestre para hacer la conversión de analógico para digital sigue, pero toma mucho tiempo y es muy costoso. Todo esto ayuda en el proyecto de integración entre las urbes y las zonas más alejadas.

TAGS RELACIONADOS