Reseña: Valiant Hearts: The Great War
Reseña: Valiant Hearts: The Great War
Redacción EC

JAVIER MARTÍNEZ G.

Siempre que he escuchado hablar acerca de la Primera Guerra Mundial me he puesto a pensar que hechos estuvieron vinculados a esta. Fue un hecho que marco mucho en la humanidad. Teniendo esto como base, Ubisoft Montpellier trae Valiant Hearts: The Grear War.

Se trata de un excelente juego por donde se le aprecie. Además de ser una clase de historia de la que se puede aprender mucho, es un trabajo que puede llegar a tocar las fibras internas del jugador.

Este juego, junto a Child of Light, forman parte de una base de títulos descargables desarrollados por Ubisoft, los cuales han sido desarrollados con el motor gráfico UbiArt FrameWork.

Valiant Hearts: The Great War tiene matices de diversos géneros: puzzles, narrative, etc. Todo eso viene acompañado por un estilo visual acorde a la época del juego que tiene un papel fundamental.

El juego nos relata la historia de cuatro individuos, las cuales se entrecruzan gracias a un perro –un dóberman- el cual pertenecía al servicio médico del ejército alemán.

Como ya mencionamos antes, Valiant Hearts: The Great War posee ese estilo que caracterizó a las historietas y cómics de época en Francia y Bélgica (bandes dessinées): personajes ilustrados con líneas gruesas con una gama de colores un tanto pálida y apagada.

Sus animaciones llegan a presentar una muy buena unión, sobre todo entre las secuencias animadas y su ‘gameplay’. Y si bien en muchos pasajes observaremos cambios de ángulo –como si de un cómic se tratara- esto no malogra la experiencia del juego. Su desarrollo se hace muy fluído y llevadero.

Con relación a su trama o historia, tendremos un narrador quien nos recordará lo inhumanos que podremos llegar a ser. Él mismo nos hablará acerca de los hechos desagradables de esta guerra y cómo afectó a miles de personas. Por otro lado -y como si fuera una película de Tarantino- Valiant Hearts nos irá mostrando la historia a través de diversos saltos en el tiempo. Así sabremos qué le sucedió a sus personajes en un mismo tiempo, haciendo que todos se lleguen a conectar.

Ahí está Karl, un joven granjero alemán afincado en Francia. Está casado con Marie y tiene un hijo. Marie es hija de Emile, pero al estallar la guerra, Karl es deportado hacia Alemania y luego enviado a guerra. Por otro lado, Emile es llamado también al combate pero en las filas de Francia. Sin embargo, lo que busca Emile es ayudar a su yerno y rescatarlo para juntos regresar a casa.

Es así que con el desarrollo de esta historia, aparecen Freddie y Anna. El primero es un americano enlistado en la legión extranjera. La segunda es una joven de la alta sociedad belga que cursaba estudios en París. Al enterarse de que su padre es capturado por el ejército alemán, decide unirse al bando francés atendiendo a los heridos en batalla y así tratar de encontrar a su padre. Y como detalle extra, debemos mencionar a Walt, el dóberman de esta historia. Él será el nexo de todos y que por diversos escenarios que podremos controlar.

No esperen diálogos o textos sacados de una película de ciencia ficción. Aquí lo que oiremos serán gruñidos o diversos ruidos. Como si se tratase de un lenguaje universal, algo que todos puedan entender fácilmente y que con la ayuda de diversos gestos quedará entendido de forma más clara.

En cuanto al ‘gameplay’ diremos que cada personaje tiene sus propias características. Uno podrá demoler puertas, otro buena memoria o incluso llegar a tener secuencias de juegos rítmicos como si se tratara de un juego musical.

Aunque esto no llega a ser del todo innovador, se trata de un juego bastante fresco y secuencias bien logradas. Como mencionamos párrafos arriba, sería injusto encasillar este juego es un solo género. Dentro de este apartado, destacan los comandos que podremos darle a Walt, a quien podremos controlar logrando interacción entre nuestro canino personaje y diversos objetos o personas en pantalla.

Nada es perfecto y Valiant Hearts tampoco lo es. Pese a ser una obra de arte, tiene ciertos detalles gráficos en contra: algunos pixeleados que llaman más la atención por su mal acabado o la presencia de algunos ‘glitches’. Sin embargo, en ningún momento malogran la experiencia del juego. Eso sí, todo lo que podrán apreciar en Valiant Hearts: The Great War será en 1080p, en la versión de PS4, que fue la que utilizamos para este análisis.

Para el final dejamos un apartado que muchos no lo toman en cuenta o simplemente lo dejan de lado. Sería fatal no reconocer las singulares y majestuosas piezas musicales de este juego. Algunas con tintes a la Francia clásica con bandoneón y pianos. Pero, en general, nos harán reforzar los sentimientos de tensión y de amargura que solo esta historia nos puede dar. Hacía mucho tiempo que no escuchábamos un soundtrack como este.

Valiant Hearts: The Great War no tuvo los millones de dólares de otros juegos, pero ha logrado con tan poco lo que otros con mucho no pudieron. Es el juego del mes de junio sin dudarlo. No solo los ‘gamers’ deberían de disfrutar.

Recuerden que, además de la versión que utilizamos para este análisis (PS4), Valiant Hearts: The Great War también está disponible para PS3, 360, Xbox One y PC.