, la última estrella de la época dorada de Hollywood quien falleció el pasado 5 de febrero a los 103 años, dejó cerca del 80% de su fortuna -estimada en US$61 millones- a instituciones de caridad, según reportó el Daily Mirror.

El veterano actor decidió que, del total de su patrimonio, US$50 millones se destinen a organizaciones como la Universidad St. Lawrence, el Templo Sinaí de Westwood, el Kirk Douglas Theatre de Culver City y el hospital de niños de Los Ángeles.

Las donaciones serán realizadas a través de Douglas Foundation, una institución creada por el propio Kirk Douglas -quien alcanzó la fama mundial con películas como “Spartactus” y “Lust for Life”- para “ayudar a aquellos que no pueden ayudarse a sí mismos”.

Los US$11 millones restantes se dividirán entre diferentes miembros de su familia; sin embargo, lo que ha sorprendido a muchos, es que no haya dejado un solo centavo a su no menos famoso hijo, , quien tiene una fortuna estimada en US$300 millones.

La relación entre ellos pasó por momentos de fuerte tensión, debido al quiebre de la relación entre Kirk y Diana, la madre de Michael; así como por cierta competencia laboral entre ambos y los problemas de adicción del esposo de Catherine Zeta-Jones

Por ello, no ha quedado claro si la decisión de de Kirk de no incluir a Michael en su testamento tenga que ver con este pasado, pues durante el último tiempo mantuvieran una relación bastante cercana, luego de haberse reconciliado.

TE PUEDE INTERESAR