Katherine Ortega

Manuel Paz Soldán Villalta, más conocido como el ‘Chino’ de “”, lleva más de cinco años en América Televisión. El humor que le pone a sus reportajes lo han convertido en uno de los reporteros más populares del programa conducido por Tula Rodríguez, Maju Mantilla, Gino Pesaressi y Ricardo Rondón.

Ha compartido aventuras con personajes de la farándula que le abrieron las puertas de su hogar para mostrar detalles de su vida íntima, sin embargo, su extrovertida personalidad también le ha traído algunos problemas. Y es que ha tenido que lidiar con las críticas de aquellos que le exigen ser más incisivo con sus entrevistados. Al respecto, este comunicador cree que su objetivo siempre será ver el lado positivo en toda situación.

Yo saco el lado humano del artista. Algunos los satanizan, pero yo no. Me pongo en su lugar, ellos también lloran, ellos también tienen corazón y ese es mi lado frágil. Cuando un artista me cuenta las cosas difíciles que ha tenido que pasar, a veces me quiebro y me ha pasado que a veces he tenido que cortar la entrevista”, señala.

Trayectoria y anécdotas

Durante su labor como reportero, Manuel Paz Soldán ha ingresado a las casas de varios artistas, pero solo algunos han quedado fijos en su memoria. Así pasó cuando entró a la vivienda de Lucas Piro, que no tenía muebles. “No tenía ni televisor, a las justas tenía un skate, pero es porque a él le gusta vivir así, necesita espacios grandes para poder bailar. Mi primera foto en el Instagram es con Lucas Piro, sentados en el piso junto a su patineta y tomando té. Fue la nota que amé, me enseñó que no es lo material sino el momento”, recuerda.

Manuel Paz Soldán en casa de Lucas Piro (Foto: @chinopaz13)
Manuel Paz Soldán en casa de Lucas Piro (Foto: @chinopaz13)

Otros episodios memorables en su carrera implican accidentes en sus visitas a los famosos, entre ellos Valeria Piazza, conductora de “América Espectáculos”. “Felizmente no hay imágenes de esto. Ella tenía un macetero al lado de su piscina y me advirtió que no pisara ahí [en la zona cercana], porque estaba la bomba de la piscina. El piso soportaba el peso del macetero, pero no mis 70 kilos, y rompí el macetero y el falso piso. Me fui para abajo”, cuenta entre risas.

Una situación similar ocurrió cuando visitó el departamento de Milena Zárate, donde estuvo a punto de provocar un accidente mayor al romper parte de su candelabro colgante. “Soy un poco intenso y le saqué una lágrima. Traté de solucionarlo, pero no quedó igual, ella me dijo ‘déjalo, no hay problema’”.

Pero más allá de los accidentes, Paz Soldán cuenta que su experiencia más impresionante fue cuando viajó a Punta Cana (República Dominicana) para cubrir como periodista los Premios Heat. “Me sentía en otra galaxia. El agua celeste, arena blanca, y meterme a la piscina a la medianoche. Bien dicen, ‘no se gana, pero se goza’ y siempre [estoy] agradecido con el barbón de arriba”.

Manuel también acaparó los titulares de los medios de comunicación tras dar un salto a las pasarelas de la mano del diseñador Yirko Sivirich, quien lo convocó para que modele sus exclusivos diseños en noviembre del 2021. “Hice lo mejor que pude, parece fácil pero no lo es. Definitivamente, es otro mundo. Hay que tenerle bastante respeto a esta profesión”, añade.

Melissa Paredes en evento de Yirko Sivirich
Melissa Paredes en evento de Yirko Sivirich

Paternidad y fama

Lo que quizá algunos no sepan es que el ‘Chino’ de “En boca de todos” es papá de un pequeño de tres años de edad; su mayor motivación para seguir trabajando. Aunque reconoce que su compromiso con el periodismo a veces le quita la oportunidad de pasar más tiempo con su pequeño, Manuel Paz Soldán dice estar satisfecho con el mensaje que le dejará.

Quiero que recuerde que su papá hizo cosas buenas. Que alimentó ese lado humano, tierno y sensible de los artistas y que no me recuerde por alguna pelea con algún personaje. [A mi hijo le digo] ‘mientras tú estabas en casa cenando con mamá, yo estaba haciendo mil y un locuras, y cuando me veas te vas a reír y te vas a divertir como no tienes idea’”, señala.

Manuel Paz Soldán junto a su hijo (Foto: @chinopaz13)
Manuel Paz Soldán junto a su hijo (Foto: @chinopaz13)

El reportero de América TV también asegura que la humildad y sencillez que lo caracteriza no se desvanecerá con el incremento de su popularidad. “Cuando la gente me reconoce en la calle, te soy sincero, me da vergüenza. Cuando me piden foto en la calle les digo que sí con nervios porque siento que soy uno más. Es bonito el cariño de la gente, que les guste mi chamba y que me digan que soy un mate de risa”, cuenta el comunicador.

El incidente con Magaly Medina

El ingreso de Paz Soldán a la televisión -en el 2014 al programa “Mujeres arriba” de ATV- estuvo marcado por un episodio junto a Magaly Medina, que por ese entonces formaba parte de Latina. Él abordó a la conductora de espectáculos en los exteriores del aeropuerto Jorge Chávez para preguntarle algo.

“Magaly, ¿tú crees que te estás volviendo muy parcial y muy suave con tus invitados? ¿Por qué no le hiciste las preguntas necesarias a Milett [Figueroa]?”, dijo el reportero. Entonces Medina le tocó las mejillas, como si Paz Soldán fuese un niño, y le dijo “Papito, cuando tú tengas tu programa de televisión, ahí le haces la pregunta”. La respuesta de la conductora desató críticas entre los que consideraron que ella “ninguneó” a su colega.

Lejos de guardar resentimientos, el ‘Chino’ cree que este incidente provocó un cambio en su vida, pues dos días después de renunciar a “Mujeres arriba”, fue convocado por América TV, donde todavía labora. “Cuando ella me tocó, hasta sonreí. No me molesté porque, en mi humildad, en mi inocencia de un reportero ‘pulpín’, me emocioné porque una artista me había tocado los cachetitos. Ese día le conté con miedo a mi mamá y le dije ‘creo que me van a botar de mi trabajo porque Magaly se ha molestado’. Yo no sabía que eso era ningunear”, señala.

Casi ocho años después, Manuel Paz Soldán asegura que respeta a Magaly Medina, y que incluso su madre es fiel seguidora de la ‘Urraca’ pese al incidente. “Desde que tengo uso de razón, mi vida ya estaba dirigida al espectáculo. Mi mamá es, fue y toda la vida será fan de Magaly. Así me haya hecho lo que me hizo cuando la entrevisté. Puedo decir que esa picardía que le pongo a mis locuciones la aprendí de su programa. Yo adoraba a Magaly y hasta ahorita le tengo un gran respeto por su trayectoria. Bien ganado lo tiene, nadie lo discute”, concluye.