Juan Carlos Fisher, director de "Hsitorias virales"; serie peruana grabada a distancia. Foto: Renzo Salazar.
Juan Carlos Fisher, director de "Hsitorias virales"; serie peruana grabada a distancia. Foto: Renzo Salazar.
Patricia Castañeda Alva

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

“Historias virales” nació de la imaginación de Carlos Carlín y Gabriel Iglesias en medio de la pandemia, bajo la dirección de Juan Carlos Fisher, quien revela a El Comercio cómo ha sido dirigir a distancia, cuáles fueron los retos que tuvieron que superar y cómo este formato muestra el talento de los actores.

Este viernes se cerrará la primera temporada con un evento en vivo llamado ‘Historias Virales: Live’, bajo la conducción de Bruno Pinasco. Será trasmitido el viernes 9 de octubre a las 8 p.m. mediante el canal oficial de YouTube de El Comercio.

- Tras una exitosa primera temporada, ¿cómo será el evento de despedida este viernes?

Será un grato reencuentro del elenco. Vamos hablar de la serie, a comentar anécdotas, y vamos a responder preguntas del público que se conecte en ese momento. Además, vamos a contar como se creo la serie y su proceso de producción. Muchas personas sienten curiosidad de cómo se han hecho las grabaciones y cómo son las prácticas de la construcción de los personas.

-¿Cómo ha sido la experiencia de dirigir a distancia?

Muy extraña y retadora por las diferencias y los retrasos tecnológicos. Yo soy director de teatro así que mi primer impulso siempre será trabajar con actores en el mismo espacio y sentir la energía de ellos y trabajar con eso. Así que dirigir este formato ha sido diferente, pero por otro lado, ha sido muy bonito, porque ya he trabajado con un grupo de actores que conozco y en quienes confío. Ahora, ya la estoy viendo con nostalgia.

-Al ver todos los episodios de la serie, uno puede llegar a sentir que está viendo una puesta teatral en pantallas. Podría ser debido a que los actores se caracterizan en otros durante la misma proyección o por la forma en cómo están contadas las tres historias, ¿has sentido que esta serie tiene alma de teatro?

Estoy totalmente de acuerdo contigo. Una de las cosas que nos propusimos con Carlos Carlín fue desarrollar el proyecto para que se vea y luzca el talento de los actores. Además de contar tres historias, queríamos divertirnos con la idea de que los actores pudieran hacer varios personajes, y eso lo relacionas más con el teatro que con una ficción televisiva o cinematográfica, en donde lo normal es que un actor interprete a un solo personaje. Carlín e Iglesias han creado personajes en las tres historias completamente diferentes y opuestos; y eso era el objetivo para que podamos ver la transformación de los actores.

"Historias virales". Imagen del cuarto episodio de la webserie peruana. Foto/ Cuenta YouTube de El Comercio.
"Historias virales". Imagen del cuarto episodio de la webserie peruana. Foto/ Cuenta YouTube de El Comercio.

-¿Cuál fue el gran inconveniente en la dirección de la serie?

Lo más difícil ha sido trabajar a distancia durante los primeros episodios, al final hemos tenido la oportunidad de trabajar juntos. Definitivamente ha sido difícil desarrollar un sistema de producción a distancia, en donde el actor tiene un rol más activo del que normalmente tiene en otras producciones. Al estar en su casa, solo, tiene que preocuparse desde cómo colocar la luz hasta revisar con el director de arte que ropa de la que tiene en casa se va a poner. Lo normal es que nosotros se lo brindemos. Además, con nosotros ha tenido que decorar parte de su casa. Si ya ser actor es una de las cosas más complicadas y exigentes, ahora también tenían que preocuparse por todos los otros factores. No es solo la luz y los audífonos sino también aprender a enviar videos por Wetransfer para que no se baje la calidad, enviarlo en orden, para que el editor pueda armarlo bien. Y asegurarse que siempre tengan una buena conexión. Eso ha sido lo más difícil. Ahora que ya ha pasado, lo vemos con mucho humor. Pero al inicio no fue así. Por ejemplo, tuvimos que enseñarle a Carlín cómo compartir el internet de su celular. En algunas zonas de su casa, el internet no llegaba tan bien, así que hemos tenido que enseñarle cómo compartir el internet de su móvil pero se desconectaba, y era muy gracioso. Eran situaciones surrealistas. Pero como era un grupo de actores conocidos, teníamos la confianza de exponer nuestras vulnerabilidades y decir que “soy un desastre con esto o aquello”.

-Así como la anécdota con Carlín, ¿qué otras historias no conocidas tiene “Historias virales”?

En general todos nos estamos acostumbrando en esta nueva normalidad temporal así que eso nos hace reaccionar y enfrentarnos a nuestras limitaciones, y eso lo hace muy divertido.

Yo tengo un problema en casa que el lugar en donde tengo mejor internet no tiene buena luz y si grabábamos tarde no me podían ver bien o a veces ni siquiera podían verme. Y se burlaban diciendo que mis indicaciones no las pueden ver porque es la sombra de Fisher y no saben si realmente Fisher está ahí.

Sabíamos que Gabriel estaba viviendo en la playa, entonces creábamos escenas en las que él podría aparecer en la playa. Tratamos de adaptarnos con la realidad de cada uno de los actores. Por ejemplo, Carlín vive al costado de un edificio en construcción, así que sabíamos que solo podríamos grabar con él de 12 p.m. a 2 p.m. o en la noche, porque los sonidos se metían a la grabación muy fuerte. Y descubrimos que en uno de sus cuartos, como estaban construyendo, tenía una tela de protección verde que hacía que tuviera un encuadre con un color bien interesante. Parece que hubiéramos usado luces verdes para que el personaje Julio tuviera un tono más frío. Hemos aprovechado las circunstancias que teníamos ahí.

"Historias virales" se puede ver en el canal de YouTube El Comercio. (Foto: YouTube)
"Historias virales" se puede ver en el canal de YouTube El Comercio. (Foto: YouTube)

-El distanciamiento social al inicio fue muy marcado, al final de la serie, se tomaron algunas licencias ¿cómo fue el tratamiento para grabar juntos?

Hemos tenido todas las pruebas y todos los controles necesarios para que los actores se sientan seguros y nosotros como producción también. Si todos los protocolos son correctos no habría problemas. Hemos trabajado cómodos y seguros. Además, hemos reforzado las medidas que se están viviendo ahora. Nos parecía importante mostrar que, por ejemplo, la familia estuviera unida con mascarillas. Al final, todos nosotros, creadores y actores, podemos usar las ficciones para contar lo que está pasando ahora en el mundo. Sobre todo en un país como el nuestro en el que todos debemos entender sobre distanciamiento social, el uso de mascarillas, y por eso sacaron un emprendimiento de mascarillas en una de las historias como una medida para reforzar el tema.

-¿Habrá una segunda temporada?

Eso es lo que quisiéramos. La verdad es lo que especial de esta serie es que es gratuita para el público, y es porque tenemos auspiciadores y sin ellos no podemos hacer que la serie sea gratis. Así que estamos en eso, lo bueno es que nos ha ido bien. Todos nos morimos de ganas, todos le han agarrado cariño a los personajes. El grupo humano es increíble y para mí ha sido la primera experiencia audiovisual que he hecho en mi carrera. Eso me parece emocionante.

TE PUEDE INTERESAR: