"Las chicas del cable" se estrenó en Netflix el viernes 14 de febrero, Día de San Valentín. (Foto: Netflix)
"Las chicas del cable" se estrenó en Netflix el viernes 14 de febrero, Día de San Valentín. (Foto: Netflix)
Patricia Castañeda Alva

La guerra llega y destruye todo, en especial los vínculos entre personas que a veces toman años cultivar. Lidia (Blanca Suárez) regresa a Madrid para salvar a una de las personas que más quiere en el mundo: Sofía (Denise Peña), la hija de Ángeles, que adoptó cuando ella murió. Así empieza la temporada final de “”.

JUNTAS POR UNA ÚLTIMA VEZ

Se necesitan 20 años de paz para construir a un humano, y solo 20 segundos de guerra para destruirlo”, dice Lidia en el primer episodio con la tradicional voz omnipresente que lo sabe todo.

Cuando terminó la cuarta temporada con la muerte de Ángeles, con Óscar (Ana Polvorosa) y Carlota (Ana Fernández) en París, y con Lidia, Francisco (Yon González) y Eva en rumbo a Estados Unidos; pensé que ya no había una historia interesante y verosímil que pudieran brindarnos para verlos juntos nuevamente. Me equivoqué.

La quinta y última temporada inicia siete años después de la despedida de “Las chicas del cable”. Estas mujeres, mucho más maduras, se reúnen cuando la Guerra Civil Española se “lleva” a Sofía, que en realidad decidió por voluntad propia defender lo que considera justo.

Lidia deja a Francisco y Eva en Nueva York y viaja hasta Madrid para buscarla, pues al ser menor de edad Sofía todavía está bajo su protección y no quiere que nada malo le ocurra; promesa que le hizo a Ángeles en su lecho de muerte.

EL HORROR DE LA GUERRA

Esta temporada al ser ambientada en tiempos de guerra, muestra a una Madrid destrozada, llena de muerte, caos y desolación; una época donde la mujer perdió muchos de los derechos que había conseguido en las últimas décadas.

Lidia se reúne con Marga (Nadia de Santiago), quien perdió la oficina contable que tenía con su esposo cuando inició la guerra, y empiezan a trabajar para un periódico pequeño que utiliza las instalaciones de la antigua centralita.

En el primer episodio se retrata la guerra que dividió a España en dos, y que dio pie a la separación de familias, muerte de miles de inocentes y violación de derechos humanos. Cada bombardeo es una muestra del dolor y muerte que se vivió en aquella época. Sin embargo, existen lugares que permanecen inmaculados en Madrid, sitios que sirven como refugios de periodistas internacionales o zonas de diversión para los privilegiados.

Carlota y Óscar regresan a Madrid y se hospedan en el hotel Pacífico, uno de los pocos lugares que permanece como si no hubiera una guerra en España. Ellas se presentan como periodistas para cubrir lo que ocurre en su país.

El personaje de Marga sigue siendo luz en medio de tanta tragedia, como ya nos tiene acostumbrados. Es la necesaria comedia ante la intensidad de la serie y eso reconforta al televidente.

La historia de Lidia y Carlos Cifuentes (Martín Rivas) regresa, pero no como un drama amoroso. Cifuentes quiere recuperar a su hija y dañará a Lidia en lo más le duele para intentar convencerla.

El primer episodio de la temporada final de las “Las chicas del cable”, serie que abrió camino a las producciones españolas en Netflix; deja al espectador con ganas de más. Pero este anunciado tardará en llegar, pues la segunda parte de la tanda de capítulos aún está pendiente de estrenarse. Todavía tienes tiempo para decir adiós.

TE PUEDE INTERESAR