Si la encantadora Jenna Ortega atrae merecidamente los reflectores en “Merlina”, quien consigue arrebatarle atención en ciertos momentos es Dedos, la astuta y valiente mano mutilada que se convierte en su inesperada aliada. Porque allí donde Merlina es apatía e inexpresividad, Dedos es gesticulación pura. Su balance perfecto, la diestra cómplice, el elemento empático con el espectador.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más