“Ratched”, cuya primera temporada ha sido estrenada hace poco por Netflix, congrega los temas que más obsesionan a Murphy. (Foto: Netflix)
“Ratched”, cuya primera temporada ha sido estrenada hace poco por Netflix, congrega los temas que más obsesionan a Murphy. (Foto: Netflix)
Sebastián Pimentel

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Si el formato de la serie está pasando desde hace ya varios años por una nueva edad dorada, habría que nombrar a Ryan Murphy como uno de sus principales renovadores. Creador de éxitos como “Glee” y “Pose”, han sido sus series ligadas al horror (American Horror Story, 2011), al crimen (American Crime Story, 2014), y a la mitología de Hollywood (Feud: Bette and Joan, 2017) las que han merecido más reconocimientos.

“Ratched”, cuya primera temporada ha sido estrenada hace poco por Netflix, congrega los temas que más obsesionan a Murphy. Y la mezcla es rara, porque pocas veces la prístina elegancia del Hollywood clásico se ha insuflado tanto de un horror tan gráfico como sugerido. La excusa: imaginar el pasado de una villana inolvidable: la enfermera Mildred Ratched de “Atrapado sin salida” (1975), el clásico de Milos Forman.

Las diferencias entre la cinta de Forman y la de Murphy son notorias. Forman apela al estilo realista y naturalista, casi anti-Hollywood, que estaba en boga en los años sesenta y setenta; Murphy, por el contrario, toma al antiguo glamour como fetiche. Es desde esa belleza envolvente y casi onírica que se presenta el retrato de este personaje retorcido, de sangre helada y mirada penetrante, que compone Sarah Paulson con su usual magisterio.

A través del recurso del flash-back, se explica el abuso infantil que sufrió Mildred, así como su traumática experiencia en la Segunda Guerra Mundial. Su llegada, en 1947, a trabajar en una clínica psiquiátrica con remanentes del Hotel Overlook de “El resplandor” (1980) de Kubrick, es el preámbulo para una odisea tan carnavalesca como penosa, donde se practican lobotomías espantosas y la tortura se ha institucionalizado.

Pero lo que hace interesante a “Ratched” no es solo su composición de imágenes que, como pinturas vivas, rinde homenaje a la estética de los clásicos de Preminger o Hitchcock. “Ratched” es también una revisión crítica de la mirada masculina y hetero normativa del pasado. Murphy se propone mostrar la dura génesis de una mujer mentalmente enferma, pero también su salvación desde la asunción de su homosexualidad.



“Murphy propone humanizar, con empatía pocas veces vista, el maridaje que une homosexua-lidad y locura.”

Sin descuidar el humor, como el gusto por el horror grotesco, Murphy propone humanizar, con empatía pocas veces vista, el maridaje que une homosexualidad y locura. En ese sentido, el uso de la música que Bernard Herrman compuso para Hitchcock (“Vértigo”, “Psicosis”) es una señal inequívoca de que la apariencia romántica de un estilo aparentemente preciosista, se convertirá, rápidamente, en un terrible expresionismo.

El expresionismo no solo fue renovado, con un uso barroco del color, por Hitchcock. Si lo que vemos está exagerado en sus tonos cromáticos o en la misma composición del espacio, se debe a que la imagen está filtrada por la neurosis o paranoia de un personaje perturbado. Eso es, precisamente, lo que pasa con esta inmensa clínica donde el doctor Hanover (Jon Jon Briones) parece estar más enajenado que sus pacientes.

El doctor Hanover es, por cierto, uno de los pocos personajes masculinos de relevancia. Con su delirio de grandeza y manipulación científica casi divina, Hanover está cerca del “Caligari” (1920) de Robert Wiene, y Murphy aporta un feroz coctel de ácida ironía y terror de grand guignol. A la vez, tanto Hanover como la protagonista tienen costados muy dramáticos, y se resisten al cliché. El problema es que la serie aporta muchos personajes más, sin que puedan diseñarse con la solidez que merecían. Aun así, este sigue siendo un incisivo, deslumbrante, y explosivo artefacto fílmico que no debe perderse.

LA FICHA

Título original: Ratched (Primera temporada, vía Netflix).

Género: Drama, thriller, horror.

País y año: EEUU, 2020.

Directores: Ryan Murphy, Michael Uppendahl, Jennifer Lynch.

Actores: Sarah Paulson, Finn Wittrock, Cynthia Nixon, Jon Jon Briones, Judy Davis.

Calificación: ★★★