El padre Omar (Lima, 1967) dejó de estudiar Derecho en la Universidad de Lima y la vida típica de un joven de 25 años proveniente de una familia acomodada cuando acudió al llamado de Dios entrando al seminario. (FOTO: Omar Lucas)
El padre Omar (Lima, 1967) dejó de estudiar Derecho en la Universidad de Lima y la vida típica de un joven de 25 años proveniente de una familia acomodada cuando acudió al llamado de Dios entrando al seminario. (FOTO: Omar Lucas)
Manuel Contreras

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Dicen que el pan no se le niega nadie, el seguramente agregaría que las oportunidades tampoco. No hace falta que lo diga, trece años al frente de la Asociación de las Bienaventuranzas dan fe de su preocupación por los más desfavorecidos, niños, niñas, jóvenes, ancianos, muchos de ellos en condiciones alarmantes, han encontrado en sus albergues un espacio para el consuelo.

MIRA: Asociación de las Bienaventuranzas: ¿qué milagro ocurrió con los 240 albergados contagiados de COVID-19?

Es cierto, el pan y las oportunidades no se le deberían negar a nadie, y quizá por eso ahora al padre se le ha ocurrido levantar una planta y escuela de panadería y pastelería en la Tablada de Lurín. Quiere que los jóvenes en situación de vulnerabilidad encuentren su camino entre harina de trigo y hornos, que se hagan de un oficio y amasen día a día sus sueños.

La idea llegó desde Inglaterra, de la profesora de idiomas Jill Bignell, que junto a un grupo de ingleses tienen una ONG llamada , y que ya ha construido un colegio en Lima Norte. Esta iniciativa le sirvió de inspiración al padre Omar para imaginar la escuela de panadería.

MIRA: Navidad: una lista de regalos originales para sorprender a los que más quieres | FOTOS

Pero el aporte de Edúcate Perú fue más allá, a través de actividades en Londres ofreció al padre la primera ayuda económica para hacer realidad su idea. “Desde que conocieron el proyecto se comprometieron con la panadería y han hecho un aporte que ahora nos permite arrancar con la construcción de la infraestructura”, cuenta el padre.

Luego se sumó Inkafarma con otro monto importante y tras ellos un convenio con la Escuela Nova, que entregará títulos a los jóvenes que pasen por el centro de formación. Así va tomando cuerpo el nuevo sueño del religioso, una iniciativa que en el mediano plazo espera tener, además, una panadería y pastelería en Surco o San isidro, “donde los chicos con y sin discapacidad atiendan, preparen y puedan ver la parte gerencial de la empresa”, señala el padre.

MIRA: Höseg: la marca peruana cuyas prendas permiten abrigar un niño y plantar un árbol en el Cusco

“Con la ayuda de Dios en marzo inauguraríamos la escuela”, se proyecta Sánchez, quien no pierde tiempo y ya ha empezado a enseñar lo más básico de la panadería a los jóvenes de su albergue, gracias a un horno y algunos equipos donados por la Cámara de Comercio Italiana. “Hemos dispuesto un salón para que los chicos comiencen a aprender a hacer el pan básico, el pan chancay, y a familiarizarse con una planta de panificación”, señala.

La construcción del proyecto, valorizado en S/ 423 mil, comprende una planta panificadora, una tienda para ofrecer los productos, almacenes, un salón para las clases teóricas y ambientes para que los jóvenes que vengan de otros distritos tengan donde albergarse. Por eso el padre hace la invitación a otras empresas y organizaciones a sumarse al proyecto.

MIRA: Pozuzo Trail: el evento cultural que busca que los peruanos conozcan más esta hermosa colonia

Si desea ayudar a esta iniciativa de la asociación, puede comunicarse con Nicolás Arosemena: 970761028 / nicolas@asociacionbienaventuranzas.org.pe

VIDEO RECOMENDADO

Perú sale a la “caza” de ideas innovadoras para reactivar su economía

Perú sale a la "caza" de ideas innovadoras para reactivar su economía
Perú sale a la "caza" de ideas innovadoras para reactivar su economía

TE PUEDE INTERESAR