Una de las escenas más complejas en rodar fue la que se llevó a cabo en el nevado Salcantay. (Fotos: IG/ @brunoascenzo)
Una de las escenas más complejas en rodar fue la que se llevó a cabo en el nevado Salcantay. (Fotos: IG/ @brunoascenzo)
Celeste Pérez

ya se encuentra en y ostenta el primer lugar en el top 10 de cintas más populares en el Perú de la plataforma de streaming. Con locaciones increíbles como el nevado de Salcantay, la Isla de los Uros y la inigualable maravilla Machu Picchu, esta comedia romántica se ha convertido en la oportunidad perfecta para mostrar la riqueza de nuestro país al mundo.

TE PUEDE INTERESAR: Pabellón Perú: Mira por dentro la instalación elegida como la mejor en la Expo Dubái 2020

Bruno Ascenzo -director de la cinta- confiesa que la selección de lugares no fue cosa sencilla, considerando que en nuestro país abundan paisajes hermosos y destinos por descubrir. Sin embargo, esto se fue dando poco a poco a la par que se contruía el guión. “Cusco no podía faltar, pero decidimos darle la vuelta eligiendo rutas no tan populares, como el trekking a Salcantay, incluir el escenario de la laguna Humantay y visitar las aguas termales de Santa Teresa”, comparte.

-EL LUGAR QUE POR POCO NO SALE-

Uno de los destinos peruanos más aplaudidos en redes sociales tras el estreno de la película han sido las aguas termales de Santa Teresa, en Cusco. Sobre esto, Ascenzo cuenta que se trató de una de las locaciones más bonitas pero más complicadas de conseguir.

“Fuimos en época de lluvia y los deslizamientos habían hecho que la carretera desaparezca. Casi no llegamos. Por un momento pensé en cambiar la locación, pero finalmente en un arrebato le dije al equipo: ‘Vamos. Caminemos a través del lodo y las piedras y lleguemos aunque sea para ver si nos sirve’”, recuerda.

Casi una hora después, llegaron al lugar y lograron acceder a las aguas termales. “El escenario nos fascinó. El esfuerzo valió la pena y las escenas quedaron hermosas”, agrega.

-ESCENARIO MÁGICO-

Aunque muchos han cuestionado qué tan ‘real’ es la escena en la que la pareja protagonista se encuentra en Machu Picchu sola, la verdad es que fue así porque se rodó en medio del punto álgido de la pandemia del COVID-19, cuando la maravilla del mundo se encontraba con las puertas cerradas para público en general. “Conseguimos la autorización para grabar en grupos de 8 personas por vez, pero prácticamente estuvimos solos”, cuenta Ascenzo.

Ese día el director también vivió una experiencia de la nunca se olvidará: En un momento me quedo de pie solo. Ya todo el equipo se había ido y me encontré de cara al Wayna Picchu y a la ciudadela hermosa. Cada vez que recuerdo la energía de ese momento me emociono mucho, porque la verdad que es algo que no imaginé vivir ni en mis sueños más remotos”, recuerda con emoción.

-EL RETO-

Uno de los días de grabación más complejos fue el que tuvo como escenario el nevado de Salcantay y la laguna Humantay, paraje ubicado a más de 4 mil msnm. “Nos tomó por lo menos cuatro a cinco horas de camino para poder llegar al sitio ideal. Luego tocó empezar a plantear la escena, ensayarla y grabarla. Todo eso con la premura de que no se vaya a ir la luz para volver, y luego de eso trasladarnos a otra locación para seguir grabando”.

Otro de los grandes obstáculos fue el COVID-19. Aunque los protocolos para la grabación fueron estrictos, fue casi inevitable que parte del equipo resultara contagiado por el virus. Afortunadamente, todos con síntomas muy leves. “Se tomaron las acciones del caso lo más pronto posible, con los aislamientos necesarios. Pero no dejó de ser retador, pues íbamos perdiendo a personas del equipo mientras otras se iban recuperando, y teníamos que equilibrar”.

La cinta, que llegó a la plataforma este viernes, espera no solo dejar en alto al país como la pionera producida en Perú para Netflix, sino que también procura generar un beneficio colateral para el turismo, industria que así como la audiovisual ha sido fuertemente golpeada por la pandemia.

“Espero que la gente de afuera se quede con las ganas de conocer el país, y que nosotros, como peruanos, estemos cada vez más orgullosos de nuestra maravillosa herencia”, concluye.




Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más