Los agricultores del distrito de Pazos, en Huancavelica, producen papa nativa orgánica y la procesan en chips que exportan a cinco países de Europa. (Foto: Difusión)
Los agricultores del distrito de Pazos, en Huancavelica, producen papa nativa orgánica y la procesan en chips que exportan a cinco países de Europa. (Foto: Difusión)
Manuel Contreras

A diferencia de los snacks de papas que estamos acostumbrados a ver y saborear, los que produce la Cooperativa Agropía de son de dos colores, rojos y azules, están hechas de seis variedades de orgánicas cultivadas a más de 3,800 metros de altura, y se fabrican en una moderna planta levantada con el esfuerzo de los agricultores del distrito de Pazos.

MIRA: ¿Quieres aprender quechua gratis? Agenda este curso y descubre el milenario idioma de los incas

Para nadie es un secreto que la unión hace la fuerza; la historia de los agricultores de Agropía es prueba de ello. Todo comenzó el año 2008 con 72 familias de cuatro comunidades campesinas, hoy suman alrededor de 200 familias de casi una veintena de comunidades. Es decir, son más fuertes. Y los números los respaldan: al año exportan 22 contenedores de sus chips a Francia, España, Bélgica, Austria y Alemania, lo que viene a ser más de 250 toneladas de papa nativa orgánica.

¿Cómo lo consiguieron? Organizados, naturalmente, pero también con la ayuda de la ONG francesa Agrónomos y Veterinarios sin Fronteras (AVSF), que los puso en contacto con la cooperativa francesa Ethiquable, que para el año 2009 estaba en la búsqueda de un producto novedoso y exótico para comercializar en Europa. Cuando vieron las papas nativas de Huancavelica, no lo pensaron dos veces.

Agricultores de Pazos, provincia de Tayacaja, Huancavelica. (Foto: Difusión)
Agricultores de Pazos, provincia de Tayacaja, Huancavelica. (Foto: Difusión)

Tras un primer proceso de selección de las papas y pruebas del producto, los franceses quedaron encantados. Pero el trabajo recién empezaba. En la zona de Pazos existen más de 400 tipos de papas nativas, entre las cuales había que encontrar las más adecuadas para ser procesadas, es así como después de una etapa más extensa de selección se identificaron seis variedades, tres con pigmentos rojos y otras tres con pigmentos azules.

“Fue un trabajo fuerte porque no todas las papas funcionaban para hacer chips. De las 400 variedades optamos por 120, y luego se llegó a tener seis variedades de papas nativas que pasaron todas las pruebas del proceso del chip”, recuerda Silvestre Quispe, gerente de Agropía, en conversación con El Comercio.

Pero ahí no terminaba el trabajo. Faltaba aún algo que le daría mayor valor al producto, el certificado de orgánico. Un hito en su historia que consiguieron el 2010, mientras la demanda de sus chips iba en ascenso. Así fue su crecimiento: el 2009 enviaron un contenedor, el 2010 mandaron dos, el 2011 fueron tres, y el 2012 exportaron seis contenedores.

Los chips de papa nativa orgánica de Agropía se exportan a Francia, España, Bélgica, Austria y Alemania. (Foto: Difusión)
Los chips de papa nativa orgánica de Agropía se exportan a Francia, España, Bélgica, Austria y Alemania. (Foto: Difusión)
MIRA: Día Nacional de la Papa: los beneficios de consumir este tubérculo

El sueño de la fábrica propia

Hasta ese momento los chips se fabricaban en Lima. Por lo que era necesario tener una planta procesadora propia de los agricultores. “Entre el 2012 al 2013 sale la idea de construir una planta. Entonces los productores apuestan por dar un capital para la compra de un terreno. Y luego pasamos por diferentes instancias con privados y estatales que apoyaron los diferentes proyectos para poder construir la planta”, cuenta Quispe.

Es así como se embarcaron en la misión de conseguir los fondos para poder hacerlo realidad. Se presentaron ante para solicitar apoyo económico para su proyecto y lo consiguieron, el programa del Ministerio de Agricultura corrió con el 80% del financiamiento y el otro 20% lo consiguieron los agricultores.

“Nuestro proyecto les encantó realmente. Productores exportando papa en chips era algo de no creer”, relata el gerente de Agropía. Así, el 2014 empezaron la construcción de la anhelada planta en Huancayo.

“El acompañamiento que recibió Agropía fue por tres años, que es más o menos la duración del plan de negocio hasta que empiece a funcionar. Pero consideramos como Agroideas que este era un pequeño impulso que necesitaba Agropía porque a partir de ahí los socios se vieron fortalecidos no solo en la parte productiva, sino también como gestión de la organización y prueba de ello es que hoy en día son una cooperativa. A partir de ahí fueron gestionando por su propia cuenta otros financiamientos con cooperación internacional y fueron haciendo más grande su plan de negocio inicial”, explica Jorge Sandoval, director ejecutivo de Agroideas.

En la planta procesadora de Agropía trabajan 20 personas. (Foto: Difusión)
En la planta procesadora de Agropía trabajan 20 personas. (Foto: Difusión)
La planta para chips de papa nativa orgánica se construyó el 2014. (Foto: Difusión)
La planta para chips de papa nativa orgánica se construyó el 2014. (Foto: Difusión)

La Cooperativa Agropía

Con 200 familias de 18 comunidades, que involucran alrededor de 800 personas, Agropía es un caso de éxito en la agricultura peruana. Su trabajo hoy va más allá de la producción de papas nativas y su procesamiento en chips para exportación. Ahora que son más grandes sus responsabilidades con sus socios también lo son, y es que el crecimiento de uno es finalmente el de todos.

Los productores reciben un pago justo por su papa nativa, la cooperativa les paga más del doble de lo que el mercado nacional ofrece por el kilo del tubérculo. “Esto ha ayudado bastante al productor a cambiar su economía. Sus hijos ahora se instruyen en institutos, universidades. Ha cambiado drásticamente el panorama de lo que era antes el productor”, señala Quispe.

Pero no solo eso, Agropía también apoya a los productores con asistencia técnica, con el proceso de certificación orgánica y capacitación a líderes. Además, cuentan con una tienda orgánica exclusivamente para la producción de papas nativas, y ofrecen un paquete tecnológico que facilita las labores del campo, desde la preparación del suelo hasta la obtención del producto.

¿Planes para el futuro? Claro que los tienen, y muy bien definidos. Se preparan para exportar sus chips a Israel, China y países de América. En octubre tienen programado lanzar una marca para consumo local, y también comenzarán a hacer pruebas para producir nachos de granos andinos. Y eso es solo este año.

Con 200 familias de 18 comunidades, Agropía involucra a más de 800 personas. (Foto: Difusión)
Con 200 familias de 18 comunidades, Agropía involucra a más de 800 personas. (Foto: Difusión)

DATOS

  • En 10 años de trabajo, Agroideas ha financiado 1328 planes de negocios con una inversión total de 600 millones de soles aproximadamente. De este monto, 150 millones ha sido aporte de las organizaciones, como en su momento lo hizo Agropía.
  • Este año Agroideas tiene en ejecución 248 planes de negocio que implica 46 millones de soles. La recepción de planes de negocios se mantiene abierta.
  • En el 2019 la producción de papa peruana alcanzó los 5,3 millones de toneladas, siendo nuestro país líder en Latinoamérica, y número 14 en el mundo.
  • Los agricultores de Agropía son imagen de la campaña “Para estar fuertes, hay que papear” por el . Mira el siguiente video.

VIDEO RECOMENDADO

Huancavelica: elaboran alcohol antiséptico a base de papa nativa 03/05/2020

Huancavelica: elaboran alcohol antiséptico a base de papa nativa 03/05/2020

TE PUEDE INTERESAR