(Foto: Difusión)
(Foto: Difusión)
Alejandro Salas


El 2019 ha sido el año que más veces he visitado Arequipa. Entre trabajo y turismo, siempre he regresado de este destino con recuerdos de viaje para familiares y amigos. Pero esta vez, el mejor obsequio que me llevo de la Ciudad Blanca, son las enseñanzas de arequipeños que desde su propia tribuna intentan hacer un mejor Perú.

En tres días, la Feria Bicentenario (del 25 al 27 de octubre), en su paso por Arequipa, fue una muestra del compromiso y la energía de profesionales y estudiantes por lograr una transformación. La iniciativa seguirá llegando a más regiones, con un mensaje potente: construir un nuevo tipo de ciudadanía en torno a valores y al fortalecimiento de la identidad nacional.

Estos fueron algunos de los mejores momentos de mi experiencia en la Semana Bicentenario:

(Foto: Bicentenario)
(Foto: Bicentenario)

Historias de peruanos que hicieron reflexionar a todos los asistentes

Ya en la previa, Gabriela Perona, directora ejecutiva del Proyecto Especial Bicentenario, nos había adelantado lo que buscaban con Cabildos 21: “Queremos que sea la representación de todas las voces del Perú, de verdaderos agentes de cambio”. Y no se equivocó. Los invitados de este festival de innovación social -cerca de 40 expositores, entre historiadores, filósofos y estudiantes– regalaron verdaderas lecciones de vida.

Fueron dos días, donde el Claustro Menor de la Universidad Nacional de San Agustín (UNSA), se convirtió en el mejor espacio para motivar a grandes y chicos que con empeño se puede empezar a hacer el cambio. Uno de los jóvenes arequipeños que se llevó los aplausos del público fue Bruno Montenegro, de la Fraternidad Trans Masculina, quien puso énfasis en por qué es necesaria una Ley de Identidad de Género en nuestro país, y todo lo que ha pasado para ser reconocido en su universidad como alumno transgénero. “El Perú sería mejor si todos tuviésemos un DNI que nos represente”, detalló.

Otra exposición que dejó más de una reflexión fue la de Raúl Silva, fundador del Jardín de los Sentidos, un espacio de turismo dedicado a las personas con discapacidad visual ubicado en Trujillo. Él aseguró que son este tipo de iniciativas las que se necesitan en el Perú, para llevar un mensaje de inclusión.

La importancia de fomentar la lectura también fue parte de las charlas. A cargo de Carla Galdós y Raúl Romero, de la Bibliobici de Arequipa, la dupla explicó que con creatividad se puede animar a que más niños se interesen por leer, ya que ellos son los futuros líderes.


El entusiasmo de niños y familias enteras al ser parte de talleres y rutas formativas

La Plaza de Yanahuara debe ser uno de los puntos turísticos más visitados en Arequipa. Por ello, la elección de este lugar para acoger la Feria “El país que imaginamos”, otra de las iniciativas de la Semana Bicentenario, fue un acierto de la organización. Desde muy temprano, se podía apreciar cómo padres e hijos buscaban ser parte de imperdibles talleres. Uno de los que más llamó mi atención fue el denominado “La biodiversidad, mi comida y yo”, donde de forma dinámica, con hojas y colores, los más pequeños aprendían sobre insumos como el maíz, los granos andinos y el cacao. Olían, probaban nuevos sabores, pero sobretodo, tenían ganas de aprender sobre lo que significa comer saludablemente.

En el mismo espacio, desde donde teníamos la mejor vista del Misti, se había diseñado una ruta formativa. Aquí se buscaba atraer a los jóvenes mediante puestas en escena y material audiovisual. ¿La idea? Que reflexionen sobre la autoestima, honestidad, amabilidad y respeto. El recorrido era corto y conciso, y hasta personas mayores se llevaron una gran lección.

Dejamos lo mejor para el final: la gastronomía y la música. Los asistentes podían probar desde quesos y papas nativas, hasta panes y chocolates. La oferta era variada, y a un buen precio. El complemento perfecto eran las bandas, danzantes y shows artísticos que iban presentándose en el mirador de Yanahuara.

La fiesta la puso el Ballet Folclórico Nacional

En el escenario, un retablo gigante generaba curiosidad entre los asistentes. La fiesta inició con temas de Chabuca Granda y el conocido Condór Pasa. El Tondero Negro y la Marinera Arequipeña siguieron. El Huaylarsh de Carnaval estaba guardado para el final.

Fueron dos horas aproximadamente lo que duró el espectáculo, pero la gente nunca dejó de bailar y aplaudir. Era imposible no ponerse de pie ante cada danza de la costa, sierra y selva del Ballet Folclórico Nacional, en palabras de los propios asistentes. Sin duda, el Coliseo Municipal de Arequipa retumbó con cada presentación. La pasión que le pusieron los 150 artistas sobre el escenario fue el cierre que se merecía la Semana Bicentenario.

“Fue increíble”, “nunca antes había visto un show así”, y “se merecen todos los aplausos”, fueron comentarios que se repitieron toda la noche.

Feria Bicentenario en Arequipa

Sepa más

-El evento fue organizado por el Proyecto Especial Bicentenario de la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM).

-La Semana Bicentenario reunió cerca de 10 mil personas en Arequipa.

-La próxima edición será en Tacna (del 22 al 24 de noviembre).