Tener mascota en casa es toda una responsabilidad y si tienes una con pelaje largo, más vale estar informado sobre cómo cuidarlo para evitar nudos innecesarios. (Foto: Andrea Carrión)
Tener mascota en casa es toda una responsabilidad y si tienes una con pelaje largo, más vale estar informado sobre cómo cuidarlo para evitar nudos innecesarios. (Foto: Andrea Carrión)
Andrea Carrión

Esta cuarentena nos ha obligado a dejar de lado muchas de las actividades que normalmente realizábamos antes de la llegada del COVID-19. Para quienes tenemos mascotas, llevarlas al veterinario para su aseo o ‘grooming’ regular fue una necesidad que debimos poner en pausa y esta situación terminó afectando a más de un perro y gato, especialmente a los peludos.

Theo antes de empezar con su cepillado.
Theo antes de empezar con su cepillado.

Mónica Terrones es una médico veterinaria que, en los últimos días, ha visto muchos casos de perros con pelaje largo a los que ha tenido que rapar pues no les quedaba otra alternativa.

“Tuve que trasquilar cual oveja a un perro de raza Shitzú y pocos días después me pasé como seis horas desenredando a un perro de raza Ovejero. Estaba tan moteado el pobre que tuve que hacerlo despacito y con mucha paciencia y cuidado”, explica mientras intenta desenredarle los nudos a otro perrito de raza Coton de Tulear.

Tener las herramientas indicadas es fundamental para lograr un buen desenredado sin afectar demasiado al animal.
Tener las herramientas indicadas es fundamental para lograr un buen desenredado sin afectar demasiado al animal.

Tener un perro o gato peludo es toda una responsabilidad. No solo se ensucian con mayor facilidad, sobretodo en días húmedos y lluviosos. También generan motas en su pelaje con mucha frecuencia y para evitarlo es necesario cepillarlos a diario, según recomiendan algunos especialistas.

Entre las patas, la ingle, detrás de las orejas, la cadera y el cuello son la zonas más propensas a formarse nudos. De no cepillarlos a diario, los nudos o motas se empiezan a formar y pueden crecer al punto de no poder identificar dónde termina el pelo y donde empieza la piel. A estas alturas, desenredarlos es casi misión imposible y es ahí donde debe entrar la tijera o la máquina de rasurar.

Tomar en cuenta que el perro o gato se van a incomodar y se van a mover más de la cuenta, por eso debemos tener mucho cuidado al usar peines y sobretodo tijeras.
Tomar en cuenta que el perro o gato se van a incomodar y se van a mover más de la cuenta, por eso debemos tener mucho cuidado al usar peines y sobretodo tijeras.

“He visto casos en los que, literalmente, no llegas a ver la piel de lo enredado que está el pelaje. Eso sí es un problema porque al no haber ventilación, la piel se puede ver muy afectada. Ese pelo enmotado puede provocar picazón y llevarlos a rascarse en exceso por la inflamación que producen las motas y, consecuentemente, puede generar problemas dermatológicos mayores. Encima hay quienes bañan al animal lleno de nudos... el peor error. Al mojarse el pelaje enmotado, éste no va a secar bien, por ende el animal se queda húmedo y eso podría generar mal olor”, señala Vanessa Llerena, médico veterinario especialista en dermatología de la clínica veterinaria .

Hoy se cumplen 81 días desde que el gobierno peruano decretó aislamiento social obligatorio en todo el país. Muchos dueños de mascotas, ya sea por desconocimiento o flojera, dejaron a sus animales sin cepillar el pelaje que, por falta de experiencia, no podían cortar. Al verlos llenos de motas, intentaron ayudarlos sacándolas ellos mismos, pero terminaron cortando pelaje con todo y piel.

En casos extremos, los expertos en ‘grooming’ terminan rapando al animal, pero esa es una vía que también puede afectar a nuestras mascotas, tal como comenta la médico veterinaria Micaela Vizquerra, directora de la asociación WUF y co fundadora de la veterinaria .

“No recomiendo el rapado porque se queda la piel demasiado expuesta. Hay animales que después del ser rapados empiezan a presentar problemas dermatológicos y es que la mota muchas veces deja heridas porque no deja que respire bien la piel”, comenta Vizquerra.

Theo después del corte y peinado.
Theo después del corte y peinado.

Afortunadamente, algunas veterinarias ya están atendiendo este tipo de casos. Lo ideal es no llegar al extremos y para ellos, aquí algunas recomendaciones:

- Cepillarlos todos los días o interdiario.

- Si el nudo no está muy apretado, usar cepillo o peine especial para perros y/o gatos. Si no pasa, mejor usar primero manos y uñas, y luego el peine.

- No es una situación cómoda para el animal, le va a doler, por eso puedes tener listos unos cuantos bocaditos o premios para endulzar la experiencia.

- Si no se puede desenredar el nudo, usa una tijera con mucho cuidado de no cortar la piel.

- Que la rasuradora sea tu último recurso.

Para es importante compartir este tipo de información pues al ser una asociación sin fines de lucro que promueve la adopción de perros y la tenencia responsable de mascotas, contribuimos a que cada vez más personas sean conscientes de las necesidades de sus animales y, sobretodo, de cómo darles el mejor cuidado.