Diana Amaya y Antoine Geneste apostaron por Chata y hoy están felices y agradecidos.
Diana Amaya y Antoine Geneste apostaron por Chata y hoy están felices y agradecidos.
Andrea Carrión

En el universo de los adoptantes de perros, los hay de todo tipo; los que buscan cachorros, los que los prefieren jóvenes, grandes y activos, los que eligen peluchines tamaño “llavero” que puedan cargar a todas partes y los que adoptan . Estos últimos son los más raros de encontrar.

Son escasas las personas que deciden hacer de la recta final de un perro sin hogar, los mejores años de su vida. Diana Amaya y Antoine Geneste son un ejemplo perfecto.

Chata es la primera mascota que Diana Amaya y Antoine Geneste tienen como pareja.
Chata es la primera mascota que Diana Amaya y Antoine Geneste tienen como pareja.
La Chata con su plaquita bien puesta, fundamental para evitar que se pierdan nuestras mascotas.
La Chata con su plaquita bien puesta, fundamental para evitar que se pierdan nuestras mascotas.

En junio de este año, esta pareja de esposos recibió en su casa a Chata, una perrita cuya foto estuvo demasiado tiempo en el portal de esperando a que alguien se fijara en ella. De hecho, la marca de autos y camionetas Subaru fue la primera en apostar por Chata y durante un buen tiempo la auspició con la idea de jalar la atención de potenciales adoptantes.

Finalmente Diana quedó encantada al ver su foto y si bien agradeció los beneficios que tiene adoptar un perro Subaru –collar WUF, comida, entrenamiento gratuito, etc-, su máxima motivación fue hacer de esta perrita adulta de raza recontra mixta su mascota.

El perfil de Chata en el portal de WUF.
El perfil de Chata en el portal de WUF.
Chata es un perro que mientras estuvo en el portal de WUF, fue auspiciada por Subaru para animar a los potenciales adoptantes pues estos perros salen con beneficios al ser adoptados.
Chata es un perro que mientras estuvo en el portal de WUF, fue auspiciada por Subaru para animar a los potenciales adoptantes pues estos perros salen con beneficios al ser adoptados.

“Me enamoré de ella desde que la vi en la . Llené la solicitud, la envié, fuimos aprobados casi al toque y desde que nos vimos, conectamos. Mi chatita es una bella”, comenta Diana mientras la apachurra en su camita.

Hacía rato que Diana quería volver a tener un perro. Antes tuvo dos; Lucas, que lo recibió como un regalo. Luego tuvo a Mateo, un perrito que adoptó de cachorro luego de que una perrita callejera diera a luz en la Universidad Mayor de San Marcos, donde estudió la carrera de Biología.

“Mateo falleció de viejito y pasé mucho tiempo queriendo adoptar otro perrito, pero tanto yo como mi esposo viajábamos mucho por trabajo, no hubiera sido responsable. Hasta que las cosas cambiaron para mi y ya pues. Chata llegó y fue como si hubiera estado acá toda la vida. Mi esposo, que al principio se hacía el difícil, está encantado con ella. Ahora pregunta por ella primero que por mi”, dice Diana entre risas.

Diana y Chata.
Diana y Chata.
Como todo perro, Chata ama revolcarse sobre el pasto y, cómo no, que le rasquen la panza mientras lo hace.
Como todo perro, Chata ama revolcarse sobre el pasto y, cómo no, que le rasquen la panza mientras lo hace.
El paseo es fundamental para mantener activo y saludable a un perro mayor.
El paseo es fundamental para mantener activo y saludable a un perro mayor.

El antes de Chata

La historia de Diana, Antonie y Chata tiene poco tiempo, pero si esta perrita hablara, tendría toda una aventura aparte que narrar. Por lo pronto se sabe que pasó 2 años en el albergue Amor y Rescate, afiliado a WUF. Su rescatista, Ada Escudero, la encontró abandonada en una playa junto con sus siete cachorros. Estaba llena de pulgas y extremadamente flaca. Una de sus crías, Killa, también fue dada en adopción a través de WUF.

La pobre Chata era un saquito de huesos y pulgas cuando fue rescatada por Ada Escudero de Amor y Rescate, pero nunca dejó de lado a sus cachorros. (fotos: cortesía Ada Escudero)
La pobre Chata era un saquito de huesos y pulgas cuando fue rescatada por Ada Escudero de Amor y Rescate, pero nunca dejó de lado a sus cachorros. (fotos: cortesía Ada Escudero)

Chata ha pasado por mucho y a estas alturas está lidiando con una ligera artrosis, algo común en perros de avanzada edad, pero nada la frena cuando sale la correa que anuncia . Diana la tiene a dieta estricta para facilitarle las cosas y a regaña dientes –y colmillos- ya ha bajado dos kilos.

“Lo que sea por lograr que se sienta mejor. Podríamos haber adoptado un perrito más joven y saludable, pero Chata fue la elegida desde que la vi. Yo entro mucho a páginas de las mascotas en adopción y hay animales que llevan toda la vida en un albergue. Me da demasiada pena pensar en esos perritos que nunca han conocido una familia, por eso es que decidimos darle a Chata sus últimos años en un hogar”, señala Diana.

Chata no solo tiene a Diana y Antoine, también tiene a sus primos humanos.
Chata no solo tiene a Diana y Antoine, también tiene a sus primos humanos.
Chata se lleva muy bien con todos.
Chata se lleva muy bien con todos.

Antoine nunca había tenido perros, solo conejos. Él es bien abierto al decir que los perros ensucian la casa, que botan pelo, que hay que sacarlos a pasear, pero asegura que uno se acostumbra con gusto, sobretodo con perritas como Chata.

“Ella me ganó rápido. Yo trabajo en Ica durante la semana, pero me gusta cuando regreso y ella me recibe feliz”, comenta Antoine. “Que sea adulta lo hace más fácil pues ya vienen educados, no te destruyen la casa y como trabajamos fuera, ella puede descansar tranquila. La pena es que se irá mas temprano de lo que uno quisiera”.

Chata tiene 2 camas y su plato de agua siempre cerca.
Chata tiene 2 camas y su plato de agua siempre cerca.
Y de vez en cuando le liga la cama de mamá.
Y de vez en cuando le liga la cama de mamá.
O una salida extra con papá. (foto: cortesía)
O una salida extra con papá. (foto: cortesía)

Para Diana, adoptar siempre fue la única opción. Tanto ella como su esposo coinciden en que al hacerlo se ayuda enormemente a reducir la cantidad de perros que se la pasan en las calles y que viven expuestos a toda una serie de riesgos.

“Estamos teniendo una linda experiencia con mi chatita. Aunque me parta el corazón, soy consciente de que ella no durará mucho, así que seguiré haciendo esto, adoptando perritos para darles un hogar”, asegura Diana.

Le gusta tanto el parque que a muchas veces no se quiere regresar a casa.
Le gusta tanto el parque que a muchas veces no se quiere regresar a casa.