El Chato
El Chato
Andrea Carrión

En el Complejo Deportivo de Punta Rocas, sede de las competencias de Surf en los Juegos Panamericanos Lima 2019, el acceso de mascotas está prohibido. Sin embargo, hay un perro que no solo tiene carta libre para ir y venir cuando quiera, además tiene su propia credencial.

Se llama Chato y en la zona lo conocen como el Chato de Punta Rocas, pero los coordinadores, supervisores y deportistas que en estos días paran en esta sede lo llaman Píldora por su tamaño. Aunque basta ver su personalidad para darse cuenta que el apodo le ha quedado chico.

Richard Cerón López y el Chato siempre atentos a lo que suceda en la sede y a su alrededor.
Richard Cerón López y el Chato siempre atentos a lo que suceda en la sede y a su alrededor.
Hace cuando descansa, el Chato sigue atento y muy bien identificado.
Hace cuando descansa, el Chato sigue atento y muy bien identificado.
xx
xx

Cuenta su dueño, Richard Cerón López, que el Chato no le teme a nada y que no hay perro que lo intimide. Él supone que ese carácter es resultado de los meses que vivió en la calle antes de adoptarlo.

Hace un par de años, una mañana apareció el Chato por el Point de Richard, una cebichería que tiene Richard en la playa. Horas más tarde lo vio pelearse con un perro mucho más grande que él y eso le llamó la atención.

“Nadie podía creerlo, no le tenía miedo. Además había caminado como 4 kilómetros para llegar ahí a donde estábamos. Lo cargué, lo subí a mi camioneta y lo traje a casa. Le di comida, agua y nos terminamos encariñando con él. Igual se iba a Punta Negra a cada rato, pero siempre regresaba a Punta Rocas y terminaba en mi casa, hasta que decidimos adoptarlo”, comenta Richard.

ccc
ccc
xx
xx

Desde que se empezó a construir el complejo deportivo de Punta Rocas, hace como un año y medio, Richard ha estado presente como encargado de la seguridad de la sede. Y el Chato siempre ha estado a su lado.

Estefanía Cacique Cchirca es testigo. Ella trabaja para el Área de servicio al espectador (EVS) en el complejo deportivo y es una de las tantas fans de este perro.

“Chato le suma un 200% a todas y cada una de las personas que pisa la sede de Surf en Punta Rocas. Simplemente lo ves con esa onda playera y amistosa, y te dan ganas de acariciarlo. Los rostros de las personas cambian a una sonrisa cuando lo ven. Me encanta ver cómo se le acercan y se van felices. Qué mágico es cuando un animalito te mejora el día. Confieso que no soy amante de las mascotas, pero este Chato se ha robado mi corazón. Lo adoptaría a ojos cerrados”, comentó Estefanía.

xxx
xxx
xxx
xxx

A diferencia de muchos perros en nuestro país que viven en la calle o en un albergue, Chato ya tuvo la suerte de encontrar una familia que lo quiera bien. Incluso hace unos días se convirtió en papá pues tuvo tres crías con la otra mascota de Richard, su perra Califa.

Podrá ser muy perro guardián, pero es muy dócil con la gente. Su simpatía se ha ganado a más de uno, tanto que lo han nombrado Coordinador principal de Seguridad, y hasta con traducción al inglés: Main Coordinator: Security.

“En mi zona no hay muchos perros callejeros, por acá tratamos bien a los animales. La idea es que cada vez haya más conciencia sobre la importancia de ayudar a un animal callejero, de adoptarlos y también de saber cómo criarlos bien. Porque al final todo depende de cómo los eduques pues si los tratas mal, se pueden poner agresivos y eso no le hace bien a nadie”, agrega Richard.

El Chato jugando con su amigo Hachico.
El Chato jugando con su amigo Hachico.


*Agradecimiento especial a Estefanía Cacique Cchirca por su colaboración para la elaboración de esta nota.