Juan Manuel Chávez junto a Moka cuando aún se podía salir a pasear por Barcelona. (Foto: Rosalí León-Ciliotta)
Juan Manuel Chávez junto a Moka cuando aún se podía salir a pasear por Barcelona. (Foto: Rosalí León-Ciliotta)
Andrea Carrión

“Moka es perruna y es peruana, aunque vive en Barcelona. Es la mascota de una familia que viajó a Europa para seguir estudios y atravesó el Atlántico con ellos. Moka llegó a Barcelona cuando tenía 4 años y pronto cumplirá 7. Esta es la historia de una de sus pasiones: el mar, pero el mar en tiempos de cuarentena”.

Así es como el escritor e investigador peruano Juan Manuel Chávez empieza su nueva creación titulada ‘Agüita al mar’, la que a partir de mañana podrá gracias al apoyo recibido por la Municipalidad Metropolitana de Lima y su programa de lectura ‘Lima Lee’.

A diferencia de la novelas anteriores de Chávez, ésta tiene a una perra llamada Moka como protagonista de la historia y a la cuarentena y el coronavirus como su eje central.

“La intención es que sea una metáfora de la experiencia de cada uno en este confinamiento y que Moka, desde su percepción de la situación, lleve al lector a pensar en eso que quisiera recuperar tras el fin de la cuarentena”, explicó Chávez en comunicación con WUF desde Barcelona, España.

Este relato escrito por Juan Manuel Chavez cobró vida en apenas dos semanas y es el resultado de una vida en cuarentena junto a una mascota.
Este relato escrito por Juan Manuel Chavez cobró vida en apenas dos semanas y es el resultado de una vida en cuarentena junto a una mascota.

Moka no es ajena a esta espacio digital, creado hace 5 años por la en alianza con el diario El Comercio para promover la adopción de perros y educar al lector sobre tenencia responsable de mascotas.

La primera vez que Moka apareció en esta publicación fue en mayo del 2018 en una nota titulada ‘’. Y como en otras historias de adopción publicadas aquí, la de ella compartió cómo sus humanos adoptivos, Juan Manuel Chávez y su esposa Rosalí León Ciliotta, la adoptaron en una feria de mascotas en el Campo de Marte tras haber sido abandonada en una caja de cartón.

Dos años después, Juan Manuel y Rosalí se mudaron a Barcelona y pese a saber que vivirían en un departamento de 42 m2, nunca dudaron en llevarla.

Moka en la actualidad y cuando fue adoptada. (Foto: Cortesía)
Moka en la actualidad y cuando fue adoptada. (Foto: Cortesía)
Con Moka a donde vayan. Juan Manuel y Rosalí han viajado con su perra a distintas partes del Perú y España. (Foto: Cortesía)
Con Moka a donde vayan. Juan Manuel y Rosalí han viajado con su perra a distintas partes del Perú y España. (Foto: Cortesía)

Ahora, la situación con el coronavirus y las restricciones impuestas por el gobierno español para prevenir su propagación han apretado aún más el espacio de Moka pues ya no puede correr por el parque y la playa como adora hacer, ahora apenas cuenta con un micro balcón. Y si bien al principio sí le afectó, ya se acostumbró. Y no solo eso, Juan Manuel le dio la vuelta a la situación y en lugar de ver un problema, vio una oportunidad.

“Normalmente la paseamos los dos, ella siempre por delante, y si alguno se atrasa, ella espera para ir en manada. Ahora, debido a la cuarentena nos intercalamos las salidas y eso la confundió al inicio pues su manada estaba incompleta. Otro cambio fue el juego suprimido pues de pronto ya no se podía salir a jugar. Y finalmente, su lugar favorito de disfrute, el mar, bloqueado. Estos tres motivos me llevaron a escribir este relato pues me interesó explorar ese ángulo que están perdiendo las mascotas con este confinamiento”, comentó Juan Manuel.

Paseos diarios pre confinamiento. Para Rosalí y Juan Manuel, tener mascota en días de cuarentena no debe de ser una válvula de escape -deben de salir a hacer sus necesidades-, sino más bien una responsabilidad. (Foto: Cortesía)
Paseos diarios pre confinamiento. Para Rosalí y Juan Manuel, tener mascota en días de cuarentena no debe de ser una válvula de escape -deben de salir a hacer sus necesidades-, sino más bien una responsabilidad. (Foto: Cortesía)

Pero ¿Cómo llegó un relato sobre un perro peruano en España a la Municipalidad de Lima? Juan Manuel explica que a raíz de la implementación de la Plaza de Acho para albergar a la comunidad indigente de Lima, fue invitado por el programa ‘Lima Lee’ de la Dirección de Libros de Lectura de este municipio para grabar el audio de un libro que luego fue escuchado por las 200 personas aprox. albergadas.

Hace un par de años Juan Manuel fue uno de los editores de la Colección Bicentenario publicada por este municipio y en esta oportunidad, en las conversaciones con Alex Alejandro, director de ‘Lima Lee’, Juan Manuel mencionó ‘Agüita al mar’ y en cuestión de días, el texto ya estaba editado, las ilustraciones hechas y ya está programado para ser lanzado mañana. Estará disponible para a través de la página web de la y de sus .

‘Lima Lee’ nació hace 3 años y ha publicado 30 libros (impresos). Éste es el primer libro de la colección de este programa de lectura cuya temática gira alrededor de una mascota.

A la izquierda, el presente de Moka: su pequeño balcón. A la derecha, el pasado de Moka: el mar.
A la izquierda, el presente de Moka: su pequeño balcón. A la derecha, el pasado de Moka: el mar.

“Siempre estamos viendo de explorar temas dentro de un enfoque de inclusión. Y en estos tiempos en los que valoramos más lo casero, las mascotas son parte de la familia. Conocí a Moka y vi de cerca el afecto que le tienen Juan Manuel y Rosalí. Me parece importante tomarla como personaje y ponerla en agenda, y que el lector pueda reflexionar sobre el universo de Moka, luego el de sus mascotas pues ellas son parte de nosotros”, señaló Alejandro a .

En concreto, ‘’ se presenta como el relato de un perro cuya máxima preocupación es que por ahora no puede visitar su adorado mar, pese a tenerlo a apenas tres cuadras de distancia. Pero leyendo entre líneas, el autor va más allá e invita al lector a hacer una reflexión sobre sí mismo.

“Hay una preponderancia tan fuerte del coronavirus y la cuarentena que todo es presente. Yo quise que quien lea mi relato, sienta este hiper presente y así como nosotros tenemos esos anhelos y fantasías, Moka también. Solo me quise enfocar en este instante de su vida en confinamiento, me quise enfocar en el presente, que es lo que suelen hacer los perros: vivir en presente”, agregó Juan Manuel.

Moka añorando sus días de playa. Ilustraciones de Daniel Maguiña Contreras.
Moka añorando sus días de playa. Ilustraciones de Daniel Maguiña Contreras.