Fotografías: Instagram @entrepatas.refugio
Fotografías: Instagram @entrepatas.refugio
María Alejandra López

Sandra Garcés siempre soñó con tener un refugio para perros. Cuando era solo una niña, no tenía ninguna mascota: sus padres se lo tenían prohibido. Por eso, ella jugaba con los ‘callejeritos’ alrededor del Río Chili. Algún día, pensaba, todos ellos podrían vivir en su casa y ella se encargaría de rehabilitarlos.

Hasta el momento, "Entre Patas" ha logrado dar en adopción a 350 perros y esterilizar a más de 500.
Hasta el momento, "Entre Patas" ha logrado dar en adopción a 350 perros y esterilizar a más de 500.

La crisis del coronavirus la hizo volver a replantearse esa idea. “La pandemia me ayudó a cambiar de chip y pensar que, quizás, no habría un mañana para lograr ese sueño”, confiesa. Así, en diciembre de 2020, decidió abrir las puertas del refugio , que hoy acoge a 60 perros de distintas edades en Arequipa.

Para ella, el nombre del albergue no solo es un tributo a los engreídos de ‘cuatro patas’, sino también al equipo y a los voluntarios involucrados en este proyecto. “Este proyecto se ha formado gracias a personas con ganas de ayudar. Por ejemplo, Nataly Montero, mi amiga y mi mano derecha: gracias a ella, logramos alquilar la casa”, señala.

Punto de quiebre

En "Entre Patas" viven perros que tienen desde 1 mes hasta los 15 años de edad.
En "Entre Patas" viven perros que tienen desde 1 mes hasta los 15 años de edad.

El pasado sábado 12 de marzo, al igual que cada día, Garcés se acercó al albergue a las 8 de la mañana para saludar a los perros y servirles el desayuno. Sin embargo, se llevó una triste sorpresa: la casa había sido saqueada y casi todas las pertenencias estaban completamente destruidas.

“La refrigeradora que nos habían regalado estaba despedazada y en todo el jardín estaban las menudencias, bolsas de comida, medicinas y pedazos de la ropa de los perros”, cuenta. Lamentablemente, eso no fue lo peor: los responsables también se encargaron de destruir las cañerías y las conexiones eléctricas.

“Definitivamente no ha sido un robo sino un acto para perjudicarnos: cada foco, interruptor y tomacorriente está destruido. Ahora estamos trabajando con tres electricistas para reponer la luz”, explica.

Los delincuentes también dejaron la casa abierta y pusieron comida en la puerta con la intención de que escaparan todos los perros. Si bien todos los inquilinos han sido encontrados, una cachorra está internada en una veterinaria local. “Ingirió un vidrio de los que habían tirado y parece que también la golpearon”, cuenta Garcés.

En "Entre Patas", los cachorros y los perros que reciben tratamiento viven en los cuartos de la casa. En el saqueo, los delincuentes rompieron las cañerías y dejaron todo el espacio inundado.
En "Entre Patas", los cachorros y los perros que reciben tratamiento viven en los cuartos de la casa. En el saqueo, los delincuentes rompieron las cañerías y dejaron todo el espacio inundado.

Gracias al apoyo de las redes sociales, hoy “Entre Patas” viene recolectando donaciones para reponerse de este suceso. Según Garcés, se requieren aproximadamente 20 mil soles para reponer las cañerías, las conexiones eléctricas y recuperar lo perdido en alimentación y medicinas.

Lo más difícil, en palabras de la fundadora y presidenta del albergue, es entender por qué ocurrió esto. “Cuando recién llegué y vi todo, estaba completamente destruida: el refugio fue mi sueño desde que tuve uso de razón y es un gran sacrificio sacarlo adelante. Es devastador que exista tanto odio y maldad”.

A pesar de lo ocurrido, el equipo del albergue no detendrá su trabajo. "Las personas que nos siguen en redes sociales nos está ayudando económicamente para reparar el refugio y poner seguridad", aclara Garcés.
A pesar de lo ocurrido, el equipo del albergue no detendrá su trabajo. "Las personas que nos siguen en redes sociales nos está ayudando económicamente para reparar el refugio y poner seguridad", aclara Garcés.

Según información del diario , la asociación no ha sindicado a ningún culpable o sospechoso por el saqueo pero sí han efectuado una denuncia en la Policía Nacional para dar con los responsables.

“Nunca hemos tenido ningún tipo de reclamo: nos preocupamos mucho por mantener el refugio limpio para que no emane ningún tipo de olor. Además, el espacio también es grande para que los perros no estén amontonados”, puntualiza Garcés.

Si quieres ayudar a “Entre Patas”, puedes comunicarte al: 958316771. También puedes encontrar los números de cuenta