Historia de adopción Vana
Historia de adopción Vana

Antes de conocer a su adoptante, Silvana solo conocía la indiferencia de las personas que pasaban a diario por la Estación Bayóvar del tren electrónico, en San Juan de Lurigancho. Hasta que un día una mujer se compadeció de ella y se acercó a revisar su estado de salud.

“La vi tirada en el piso. La gente pasaba por encima del ella y ahí me di cuenta que no se movía. Busqué un taxi y la llevé a la veterinaria SOS”, cuenta su rescatista.

Vana tiene 6 años de edad y fue adoptada hace aproximadamente 1 año.
Vana tiene 6 años de edad y fue adoptada hace aproximadamente 1 año.

Cuando la revisaron, el veterinario Marco Gaviño explicó que no tenía muchas esperanzas de vida, pero que igual haría todo lo necesario por su caso. Esa noche, le pusieron suero para hidratarla y buscaron tratar su problema de erliquia, así como las pulgas y garrapatas que había adquirido durante sus años en las calles.

Después de tres semanas de internamiento, sobrevivió. Pero ya no era la misma: ahora caminaba bastante y tenía ganas de jugar. “Se salvó de una muerte segura porque prácticamente estaba agonizando”, recuerda su rescatista.

Amor a primer ladrido

Mateo Prelle se mudó a Perú el año pasado. A los pocos meses de su llegada a Lima, decidió adoptar una mascota.
Mateo Prelle se mudó a Perú el año pasado. A los pocos meses de su llegada a Lima, decidió adoptar una mascota.

Tras ser rescatada, Silvana pasó sus días en el albergue hasta que conoció a su adoptante, Mateo Prelle, en un evento de en el que había tres perritos en búsqueda de hogar.

“Uno se movía mucho y el otro era muy tímido. Pero ella era como un balance: estaba tranquila, pero tampoco tenía miedo”, dice Prelle. Tras pasar por el proceso de entrevistas de WUF, pudo llevarse a Silvana a casa, en donde decidió que la llamaría ‘Vana’. “Quería que tenga un nombre único y especial”, recalca.

Felizmente, Vana no tiene ningún trauma de su vida en las calles. Eso sí: según cuenta su padre, cada vez que ve perros más grandes que ella, guarda su distancia.
Felizmente, Vana no tiene ningún trauma de su vida en las calles. Eso sí: según cuenta su padre, cada vez que ve perros más grandes que ella, guarda su distancia.

Hoy ambos han logrado crear una rutina muy singular. Después del primer paseo del día, en donde ambos salen a correr, Vana acompaña a su papá a la oficina. “A todos les encanta verla porque es muy amigable. Además, un amigo también lleva a su perrito a la oficina. ¡Es un gran ambiente!”. De regreso a casa, pasean por el malecón antes de irse a dormir.

Aventuras caninas

Vana no solo lo acompaña al trabajo, sino también a hacer deporte: ambos han logrado correr 20 kilómetros juntos. “El primer día que salí a correr con ella, empecé trotando para que me siga y poco a poco se acostumbró. Tiene bastante energía”, explica el economista.

El deporte es tan importante para él que, en su último viaje a Paracas, aprovechó en hacer paddle board. Vana lo acompañó en la tabla. En esa visita, ella también pudo conocer por primera vez la Reserva Nacional de Paracas. “No dejaba de corretear a los flamencos. Le encanta jugar con las aves”, explica su papá sobre aquel paseo al sur de Lima.

Recientemente, conoció Paracas por primera vez y se divirtió jugando y corriendo en la arena con otros amigos perrunos. "Le encanta hacerse amiga de otros perros", dice Mateo.
Recientemente, conoció Paracas por primera vez y se divirtió jugando y corriendo en la arena con otros amigos perrunos. "Le encanta hacerse amiga de otros perros", dice Mateo.

Para Mateo, adoptar le ha permitido tener más estructura en su vida. “Nosotros podemos ser más espontáneos, pero los perros no. Ellos sí deben salir todos los días y a determinadas horas”, enfatiza.

Y, aunque asegura que su estilo de vida no ha cambiado mucho, sí su forma de ser. “Creo que el acto de adoptar tiene efectos muy positivos para una persona. Te ayuda a transformarte en alguien mejor”.

¿Quieres adoptar un perro? Ingresa a para encontrar a tu próximo amigo. ¡Hay muchos animales en busca de hogar! Puedes seguir el trabajo de WUF en , o sumándote a la comunidad .