'Maya' llegó a la vida de Lucas cuando él tenía 8 años de edad.
'Maya' llegó a la vida de Lucas cuando él tenía 8 años de edad.
María Alejandra López

Durante la pandemia, María del Pilar Gonzales decidió adoptar una mascota para que pudiera hacerle compañía a su pequeño hijo, Lucas. “Él se sentía muy solo cuando yo me conectaba a trabajar y, debido a las restricciones, no podía salir al parque o jugar con sus amigos”, cuenta.

A través de , la psicóloga de profesión encontró a un perrito ideal para su hijo. Sin embargo, después de una entrevista virtual, llegó a la conclusión de que el Wuf necesitaba un espacio más grande.

Maya fue rescatada cuando recién era una cachorra y pasó sus primeros meses de vida en un albergue de San Borja hasta que fue adoptada por la familia de María del Pilar y Lucas.
Maya fue rescatada cuando recién era una cachorra y pasó sus primeros meses de vida en un albergue de San Borja hasta que fue adoptada por la familia de María del Pilar y Lucas.

“Nos explicaron que era una mascota muy activa y que no iba a estar a gusto en un departamento. Por eso, decidí visitar un albergue para conocer otros perritos”.

En el albergue afiliado a WUF, María del Pilar no tuvo que buscar demasiado. Ni bien llegó, una perrita se le acercó y ella supo que era la indicada para Lucas. “Fue la primera en venir y empezar a pedirme caricias. ¡Prácticamente me eligió”, dice.

Esperado encuentro


Según cuenta María del Pilar, Lucas es muy cuidadoso con su mascota. “Es el primero en darse cuenta si le duele algo o se enfermó”.
Según cuenta María del Pilar, Lucas es muy cuidadoso con su mascota. “Es el primero en darse cuenta si le duele algo o se enfermó”.

María del Pilar aún recuerda cómo fue el primer encuentro entre Lucas y Maya. “Todos estábamos muy emocionados pero él era el más feliz porque al fin iba a conocer a su primera mascota. Ella llegó temblando pero después lo olfateó y le dio unas lamidas”, recuerda.

Gracias a la llegada de su mascota, Lucas tuvo una excusa para salir a la calle y conectarse más con la naturaleza. “Él no había pisado la calle desde que empezó la pandemia pero, gracias a Maya, empezamos a ir al parque”.

"Maya es un miembro más de la familia. Durante la pandemia, también fue una gran compañía para mi mamá, quien estaba mal en ese tiempo", dice María del Pilar.
"Maya es un miembro más de la familia. Durante la pandemia, también fue una gran compañía para mi mamá, quien estaba mal en ese tiempo", dice María del Pilar.

Además, la perrita ha hecho que hoy la familia conozca más a las personas que viven alrededor de casa. “Ella nos hace conversar con otras personas: cuando se acerca a otros perritos, socializamos con sus dueños”.

A la par de organizarse para ir al parque, María del Pilar y su familia también han tenido que adaptarse a la rutina de tener una mascota en el hogar.

“Al inicio fue complicado. Recuerdo que un día limpié la casa y puse las bolsas de basura en el patio. Después de unas horas, fui a botarlas y estaban destruidas. ¡Toda la basura estaba afuera!”.

Para María del Pilar, adoptar a través de WUF es muy sencillo. “Nos parece muy lindo el acercamiento a los perritos a través de un catálogo que te describe cómo son”.
Para María del Pilar, adoptar a través de WUF es muy sencillo. “Nos parece muy lindo el acercamiento a los perritos a través de un catálogo que te describe cómo son”.

Hoy, a dos años de la adopción de su engreída de ‘cuatro patas’, la psicóloga recuerda esos problemas como anécdotas y recalca los beneficios de que su pequeño Lucas crezca junto a una mascota en casa.

“Para un niño es un vínculo muy bonito: es como tener un hermano. Es tener alguien a quien abrazar y, además, los impulsa de forma natural a cumplir con determinadas responsabilidades”, recalca.

Hoy la familia involucra a Maya en todos sus planes. “Buscamos restaurantes pet friendly y hasta hemos ido a Cieneguilla para preguntar qué casas se alquilan y admiten perros. Uno debe proyectarse el incluirlos en todos los planes”.
Hoy la familia involucra a Maya en todos sus planes. “Buscamos restaurantes pet friendly y hasta hemos ido a Cieneguilla para preguntar qué casas se alquilan y admiten perros. Uno debe proyectarse el incluirlos en todos los planes”.

Por eso, ella recomienda la Eso sí: teniendo en cuenta todo lo que involucra el traer un animal a casa. “Los padres deben evaluarlo muy bien porque un ser vivo es un compromiso a largo plazo”.

Ingresa a y cambia una vida. Si no puedes adoptar pero sí te gustaría apadrinar una mascota, afíliate a y sé parte de una comunidad creada por humanos para ayudar a los animales en estado de abandono.