/ Artículo informativo

| Informativo

En 1966 la actual reina de Dinamarca estuvo en Perú, corrió olas en Miraflores y visitó Machu Picchu

Alta y bella, de ojos azules, cabello dorado y boca menuda, la entonces princesa Margarita, heredera del trono de Dinamarca, arribó a Lima el 9 de marzo de 1966.

La princesa Margarita declaró a su llegada a Lima que aún no tenía un "príncipe azul". (Foto: GEC Archivo Histórico)
La princesa Margarita declaró a su llegada a Lima que aún no tenía un "príncipe azul". (Foto: GEC Archivo Histórico)
Miguel García

Luciendo una amplia sonrisa, sin signos de cansancio, bajó del Boeing 707 que la transportó desde Quito hasta el aeropuerto internacional Jorge Chávez.

Sorprendió su elegancia, pero también la tonelada y media de equipaje que trajo consigo. Descendió del avión en compañía del embajador de su país, señor Vagn Hoelgaard y del secretario general del ministerio de Relaciones Exteriores, Alberto Wagner de Reyna, quienes habían subido a bordo para invitarla a descender.

PARA SUSCRIPTORES | “El robo del siglo” en el Perú: así fue el millonario y más grande atraco de nuestra historia

“Lucía un traje sastre verde claro, guantes blancos, zapatos de gamuza color beige y un turbante de seda floreado, azul con blanco en su cabeza.”, indica la nota de El Comercio.

Fue la hermana del presidente peruano, Lucila Belaunde de Cruchaga, quien dio la bienvenida a su alteza en el principal aeropuerto del país. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Fue la hermana del presidente peruano, Lucila Belaunde de Cruchaga, quien dio la bienvenida a su alteza en el principal aeropuerto del país. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Fue recibida con un ramo de rosas, mientras numerosos compatriotas, portando banderitas de Dinamarca, la vitoreaban con entusiasmo, desde la terraza del terminal de pasajeros.

Al hacer su ingreso al hall del terminal, la princesa fue presentada a la señora Lucila Belaunde de Cruchaga, hermana del presidente Fernando Belaunde y quien desempeñó el cargo de Primera Dama durante el primer gobierno del arquitecto (1963-1968).

Rodeada de fotógrafos, reporteros, diplomáticos y custodiada por personal de la Policía de Investigaciones del Perú y de la Guardia Civil, su alteza se dirigió hacia el Gran Hall Internacional.

La ilustre visitante abandona el Museo Rafael Larco Herrera, donde se interesó mucho sobre las piezas de las Culturas Mochica y Nasca. (Foto: GEC Archivo Histórico)
La ilustre visitante abandona el Museo Rafael Larco Herrera, donde se interesó mucho sobre las piezas de las Culturas Mochica y Nasca. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Durante ese breve trayecto, y mientras la princesa conversaba en francés con la Primera Dama peruana, tropezó al ser deslumbrada por los fogonazos de los fotógrafos. Sonriendo por el incidente, continuó rodeada por más de un centenar de personas que la aplaudían y pugnaban por acercársele.

Abandonó el aeropuerto en un lujoso vehículo cadillac de color negro, escoltada por dos motociclistas de tránsito, y se dirigió hacia el Hotel Country Club, en donde tenía reservada la suite presidencial, donde anteriormente habían sido hospedados el príncipe Bernardo de Holanda y al duque de Edimburgo, entre otros.

LEE TAMBIÉN | El nostálgico inicio de clases: así era el retorno a los colegios en la ‘antigua normalidad’ | FOTOS

“A su ingreso al hotel un grupo de muchachas guías le hizo entrega de otro ramo de flores, como presidenta honoraria de la institución mundial”, señala la nota del decano.

Margarita de Dinamarca estuvo alojada en el Hotel Country Club. (Foto: GEC Archivo Histórico)
Margarita de Dinamarca estuvo alojada en el Hotel Country Club. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Enamorada de los toritos de Pucará

Como buena aficionada a la arqueología, la hija del rey Federico IX de Dinamarca se deslumbró al visitar el Museo de la Cultura Peruana, en la avenida Alfonso Ugarte.

Allí demostró gran interés por la cerámica de Pucará, Puno; y por las telas y los vestidos que allí se exhibían. Más tarde, en el jirón Camaná compró dos toritos de Pucará, un poncho cusqueño y un tapete.

Su paseo por Lima incluyó un almuerzo a orillas del mar, en el miraflorino club Waikiki.

La princesa Margrethe se declaró como una gran aficionada a la arqueología. (Foto: GEC Archivo Histórico)
La princesa Margrethe se declaró como una gran aficionada a la arqueología. (Foto: GEC Archivo Histórico)

Banquete con el presidente Fernando Belaunde Terry

Vistosamente uniformados, los integrantes del Regimiento Escolta le dieron la bienvenida a Palacio de Gobierno en horas de la noche, para disfrutar de un banquete junto al mandatario peruano, diplomáticos e invitados especiales.

El presidente la recibió en la entrada del Salón Pizarro, acompañado del canciller Becerra de la Flor y de la Primera Dama.

Durante la comida, el Jefe de Estado dirigió un breve discurso, remarcando los estrechos lazos de amistad entre Perú y Dinamarca. Por su parte, la princesa Margrethe Alexandrine Thorhildur correspondió los halagos con una alocución leída en un perfecto español.

Culminado el banquete la invitada pasó al Salón Dorado, en medio de aplausos, y departió con los más de 80 asistentes hasta la medianoche.

La princesa estuvo encantada con el maravilloso paisaje costero y la belleza de las playas miraflorinas. (Foto: GEC Archivo Histórico)
La princesa estuvo encantada con el maravilloso paisaje costero y la belleza de las playas miraflorinas. (Foto: GEC Archivo Histórico)

La princesa corrió olas en el “Waikiki”

El 11 de marzo, atraída por las aguas del Pacífico y sofocada por el verano limeño, la princesa Margarita dejó de lado un almuerzo con 132 invitados en el club El Golf para volver al aristocrático club Waikiki en Miraflores y practicar tabla hawaiana.

MIRA | Hace 54 años el juez que investigaba el asesinato de Kennedy visitó Perú y fue sorprendido por un giro en el caso

Allí rompió los rigores del protocolo, bebió un cóctel, fumó y conversó con miembros del club y admiradores. Después de almorzar, a las 3:20 se cambió de ropa y se dirigió al mar.

En compañía del señor Carlos Dogny Larco llegó a correr varias olas, flotando sobre la tabla con serenidad y entusiasmo. Al terminar, salió del mar lamentando no poder continuar divirtiéndose por más tiempo.

La heredera del trono de Dinamarca se desliza en tabla frente al club Waikiki en compañía del señor Carlos Dogny. (Foto: GEC Archivo Histórico)
La heredera del trono de Dinamarca se desliza en tabla frente al club Waikiki en compañía del señor Carlos Dogny. (Foto: GEC Archivo Histórico)

En la noche participó de una recepción en la embajada de su país con motivo de celebrar el natalicio de su padre, el rey Frederik IX.

El 12 de marzo la princesa Margrethe llegó al Cusco y fue recibida por el alcalde Díaz Quintanilla, quien la besó en la mano y le dijo en inglés: “Welcome to Cusco”. La heredera del rey de Dinamarca viajó a Machu Picchu, donde fue declarada huésped ilustre por la municipalidad.

Así culminó su estancia en nuestro país la hoy reina de Dinamarca, Margarita II, quien no ha dejado su afición a la arqueología, pero sí el hábito de fumar.

TE PUEDE INTERESAR:

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TAGS

CARGANDO SIGUIENTE...