• Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 5
    1/9

    Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 5

  • Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 6
    2/9

    Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 6

  • Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 8
    3/9

    Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 8

  • Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 3
    4/9

    Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 3

  • Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 4
    5/9

    Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 4

  • Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 2
    6/9

    Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 2

  • Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 1
    7/9

    Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 1

  • Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 9
    8/9

    Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 9

  • Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 7
    9/9

    Aprende a decorar tu casa con colores pastel - 7

Hay colores que imprimen una atmósfera dulce y serena en cualquier ambiente. En esta categoría se encuentran los colores pastel, que resultan “de la combinación de blanco con distintos tonos fuertes, obteniendo mezclas claras y suaves que aportan luminosidad a la casa”, indica Lucía Risco, docente de la Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas.

La arquitecta Carla Cruz menciona que los tonos pastel más usuales son el rosado, turquesa, menta, verde agua, celeste, naranja, lila, arena, topo y amarillo. Y al combinarlos con una buena dosis de blanco en muros o muebles protagonistas, los pasteles son capaces de crear espacios románticos y delicados, característicos del estilo shabby chic. Además, al igual que los neutros, tanto el beige como el topo, sirven como fondo en los muros principales de la casa

¿CÓMO APLICARLOS?
La arquitecta Melissa Fernández, de Orgánica Arquitectura, aconseja que en la sala y el comedor conviene intervenir un muro en tono pastel y mantener el resto de blanco, gris o hueso, para que sea el foco de atención. Es posible mezclar paredes celestes con vainilla, o verde claro con crema. “En este caso elige muebles blancos o de madera al natural para amarrar el concepto. Y salpica tres tonos pastel diferentes en cojines, lámparas o mesas auxiliares”, indica Fernández.