Redacción EC

En su momento, no solo tuvo fama, sino que fue uno de los actores mejores pagados. Ello le permitió comprar una serie de propiedades, pero que ahora, a la sombra de sus escándalos, está dispuesto vender.

Una de ellas es la mansión de Beverly Hills, California, en la que, según los medios estadounidenses, organizaba sus excesivas fiestas. Después de dos años en el mercado, el actor finalmente la vendió por US$ 6.6 millones.

Los ambientes interiores incluyen una gran sala con una gran sala, así como una sala de juegos con mesa de billar. También hay un amplio comedor y cocina. Al exterior es fácil organizar fiestas gracias a dos piscinas, un spa con fuente de agua, ducha, áreas para sentarse y una cocina con pabellón.

¿Quieres conocer más detalles de la antigua mansión de Charlie Sheen? Solo recorre la galería de la nota.