Redacción EC

Una no tiene que ser grande para ser cómoda y funcional. El estudio OBBA, en Corea del Sur, se las ingenió para crear un espacio que se adapte a las necesidades de una pareja de recién casados.

Aquí todo elemento es aprovechado al máximo: las escaleras sirven también como estantes y la encimera de la cocina se expande para convertirse en una mesa de comedor. Aunque se encuentra en un terreno empinado, la casa te da la sensación de paz y armonía gracias a su estilo minimalista, donde priman los tonos blancos y los pisos de madera.

Los arquitectos decidieron ubicar el baño y los dormitorios en el primer piso de la casa, mientras que en la parte superior se encuentran la sala, la cocina y un estudio de trabajo. Aunque son pequeños, los ambientes están bien iluminados y cuentan con una gran vista.

Conoce más de este proyecto en la galería de la nota.

TAGS RELACIONADOS