Redacción EC

Maritza Noriega

El feng shui es un antiguo arte chino que estudia la circulación de la energía en una casa. Con algunos cambios en la distribución de los ambientes y la inclusión de ciertas piezas y elementos, es posible conseguir un flujo positivo, mejorar la calidad de vida y mantener la armonía en casa. 

"Las ventanas y las puertas son el ingreso y salida de la energía. Por eso, debe cuidar que no estén alineadas o una frente a otra, porque se produciría un paso brusco de la energía", comenta Claudia Chávez Guerra, diseñadora de interiores de Dúo Arquitectura y Diseño.

Si están alineadas, lo más recomendable es colocar plantas en el ambiente, pero sin bloquear la circulación. 

DECORACIÓN Y COLORES

Respecto a los espejos, Chávez explica que así como podemos utilizarlos en el comedor para duplicar la prosperidad, no debemos  colocarlos en un dormitorio, debido a que provocan el mayor movimiento de la energía , lo cual no permite un buen descanso. 

Los tonos pastel y los colores claros en general son ideales en ambientes con esta temática, ya que hacen un llamado a la paz y a la calma. Los tonos oscuros y fuertes se utilizan en accesorios o puede incluirlos en una pared principal. 

El dormitorio queda bien con tonos suaves. En tanto que el amarillo da energía y puede funcionar en una cocina. 

ELEMENTOS

Por otro lado, "en el feng shui se considera que la puerta principal es uno de los elementos más importantes. Se denomina la 'boca del chi' y es por donde entra y se alimenta la casa de energía. Es la entrada de las nuevas oportunidades. Por eso, debe estar despejada y libre de obstáculos”, comenta la asesora en feng shui Ana María Balarezo.

Lee la nota completa y más notas interesantes en tu Semana Casa y Más.