Redacción EC

Existen múltiples formas de organizar los y una de ellas es a través del . De esta manera se busca crear impacto visual y generar ambientes dinámicos.


Si posees libros con lomos de un solo color, pero en diferentes tonalidades, disponlos en degradé. Empieza por los matices más claros y finaliza con los más oscuros o viceversa, para lograr una propuesta divertida. También crea grupos de ejemplares de una paleta puntual y ubícalos en repisas independientes.

Asimismo, se aconseja colocar en frascos transparentes lapiceros, lápices o plumones que pertenezcan a la misma familia cromática para mantener el orden en la oficina. Y en el cuarto de niños, elige un color específico para diferenciar las cestas de juguetes, por ejemplo, los peluches en los módulos amarillos, y los carros en los azules.

Además, crea interesantes puntos de color en un estante de la cocina, disponiendo en frascos de vidrio, fideos, menestras, cereales o condimentos. Todos los que tengan un mismo tono deben ubicarse en conjunto.

TAGS RELACIONADOS