"Las personas optimistas, frente a los problemas suelen ser serenas, no ven las cosas como fatalidades sino como oportunidades para mejorar”, precisó la especialista. (Foto: iStock)
"Las personas optimistas, frente a los problemas suelen ser serenas, no ven las cosas como fatalidades sino como oportunidades para mejorar”, precisó la especialista. (Foto: iStock)
Redacción EC

La pandemia del nuevo ha dejado estragos psicológicos en la población mundial debido a las rígidas medidas para evitar el contagio como el confinamiento obligatorio o los toques de queda. Además de la , que trajo despidos masivos y la pérdida de miles de vidas.

Todo lo antes mencionado ha hecho que muchas personas no vean el futuro con y se enfoque en los momentos difíciles. Sin embargo, no se preocupe porque el optimismo puede aprenderse, así lo explicó Maria Elena Escuza, directora de la Escuela de Psicología de la Universidad Norbert Wiener.

El optimismo es una forma mental de ver las cosas de manera positiva. Cada persona suele actuar con niveles de optimismo que han sido dados desde sus primeros años de vida, por su genética, el medio donde se ha desarrollado o su familia. Las personas optimistas, frente a los problemas suelen ser serenas, no ven las cosas como fatalidades sino como oportunidades para mejorar”, precisó la especialista.

La especialista comenta también que hay personas que por su historia de vida se han hecho pesimistas y suelen ver las cosas siempre desde el lado negativo. No obstante, ser optimista es una decisión, porque uno puede querer ser optimista y aprender a serlo. Por ello, Escuza comparte siete formas de fortalecer nuestro optimismo y sentirnos bien incluso en los momentos más difíciles:

  1. Manténgase cerca a gente optimista.
  2. Enfóquese en el aquí y el ahora, no se centre solo en el futuro, debido a que eso crea angustia.
  3. Practique deportes: correr, nadar, manejar bicicleta, caminata, etc., todo esto genera endorfinas, sustancias que dan placer al organismo y lo liberan de tensiones.
  4. Si siente que es una persona pesimista y lo reconoce, ha ganado la mitad de la batalla, busque formas de crecimiento personal, practique meditación, relajación o terapia grupal.
  5. Acuda a un psicoterapeuta, siempre es mejor que otros nos ayuden a ver los aspectos de nuestra vida en los que queremos y debemos mejorar.
  6. Reúnase con gente que mantenga intereses parecidos a los suyos: lectura, deporte, etc. El sociabilizar siempre nos va a dar ganancias.
  7. Acepte las diversas formas de ver la vida de las otras personas, no todos pensamos ni sentimos igual. Respete siempre las opiniones de los demás.

Ser optimista siempre es muy bueno, pero el hecho de ser optimista no nos debe quitar la perspectiva de la realidad. No podemos dejar de reconocer la realidad a la que nos enfrentamos para, desde allí, modificar lo que consideremos conveniente. Ser optimista no significa ver todo en positivo y que no existan aspectos negativos. La idea es ver las cosas en su justa dimensión”, puntualizó la especialista.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más