Redacción EC

A simple vista parece una de madera normal, con grabados decorativos entre las aberturas en el respaldo y el asiento. Pero al anochecer, la luz del sol que se oculta proyectará su verdadera identidad: un monstruo tenebroso.

Esta es la silla Coppelius de la diseñadora Yaara Dekel, quien buscó transformar esa imagen familiar y de seguridad que una silla puede transmitir en otra totalmente diferente, la de lo oscuro y desconocido. El encanto de esta creación radica en la dualidad que tiene.

El proyecto de Dekel forma parte de la exposición de graduados de la en Israel.