Lalo Burga
Christian Cruz Valdivia

Tantas emociones se viven al completar un y no puede escapar a ellas. En su segunda llegada, el nacional no pudo evitar las lágrimas.


Lalo Burga completó este Dakar con mucha valentía ya que arrastra una lesión a la pierna desde la tercera etapa. La inflamación complicó su andar pero no lo hicieron bajarse de la moto.

"Se acabó, se acabó", arenga. "Estoy muy contento porque ha sido muy difícil para mí", nos dice en la llegada en La Cumbre, en Córdoba.

El momento emotivo llegó cuando pensó en su pequeño hijo de quien lleva fotografías sobre su moto. Se queda sin palabras, pero limpia la foto. Las lágrimas son inevitables.

TAGS RELACIONADOS