Elida Vega

Tan simple como elegir con el dedo. Así de fácil se ha vuelto el contacto entre un pasajero y un taxista por aplicativo, habiéndose convertido –en muchos casos– en parte de la rutina diaria de miles de peruanos, a pesar de las quejas o denuncias que en ocasiones se suelen leer o escuchar a través de las redes sociales.

Convertido en el benjamín de este mercado, Gabriel Servat, presidente del directorio de Quick Mobility Managment S.A (QMM) –aplicativo peruano vigente desde octubre del año pasado– afirma que en el Perú “existen más de 10 operadores de servicios de taxi por aplicativo, pero son apenas cinco las marcas más recurrentes, debido a la inversión que realizan en publicidad y desarrollo tecnológico”.

Precisamente, un reciente estudio de QMM revela que actualmente Uber mantiene el 40% de participación en este mercado, seguido de Beat con un 17% de participación, mientras que el resto de marcas no sobrepasan los dos dígitos.

PERFIL DEL USUARIO

El informe de QMM también ha recogido información sobre los hábitos y costumbres de los pasajeros, por lo que Gabriel Servat refiere que bajo costo, forma de pago (variedad) y facilidad de uso, destacan entre las razones que impulsan su elección frente al servicio de taxi que pueden encontrar en las calles.

“Habiendo analizado los hábitos y costumbres en cuanto a los usos y percepciones de los consumidores, determinamos que tienen comportamientos homogéneos para con la utilización del servicio y las diversas aplicaciones móviles, ya que las mismas se han ido adaptando a las actividades rutinarias y recreativas de los pasajeros, pero lo que todos ahora solicitan es seguridad”, indica.

Sobre este último punto, el estudio de QMM también da cuenta de que el 57,35% de los usuarios son conscientes de la necesidad de aumentar la seguridad. “Una de las mayores sensaciones de inseguridad es la suplantación de conductores, pues aseguran que muchos de los conductores no son los que aparecen en la fotografía de perfil, siendo muchas veces muy difícil verificar que el conductor es el correcto”, añade.

Sin embargo, esa misma sensación de inseguridad también es percibida por los propios conductores, quienes han alzado su voz de alerta porque muchos delincuentes utilizan el servicio de taxi por aplicativo para asaltarlos. “Más del 70% de pasajeros no están identificados con DNI ni con su foto de perfil, por lo que viene siendo casi imposible verificar que el pasajero que recogen es el correcto”, indica.

Adicionalmente, el equipo de Quick también ha podido determinar –a través de los diferentes estudios que realizan– que el 65,39% de los usuarios utiliza el servicio en más de un distrito, mientras que el 94,93% percibe a los aplicativos de taxi como legales.

SEGURIDAD ¿A PRUEBA?

Frente a esa situación de inseguridad, en Quick han trabajado para atacar el problema de fondo. ¿Cómo? Servat asegura que considerando que en el mercado, por lo general, solo buscan identificar al conductor, en el servicio de taxi existen dos actores (conductor y pasajero) y ambos son vulnerables.

Por esa razón –dice– “somos rigurosos en nuestros filtros identificando y comprobando la identidad tanto de los pasajeros como de los conductores, a quienes le verificamos su récord de manejo y sus antecedentes. Además, nuestro departamento de innovación y desarrollo TI está trabajando en la implementación de la comprobación de la identidad mediante reconocimiento facial. Con ello, nuestros algoritmos permitirán contrastar mediante ‘selfies’ la identidad tanto del pasajero como del conductor con la fotografía de su documento de identidad”.

Adicionalmente, el aplicativo ofrece un “PIN de seguridad” que es brindado por el pasajero en señal de conformidad, mientras que el conductor lo ingresa para dar inicio al servicio. “Gracias a que la identidad de ambos ha sido verificada, con el ingreso de PIN las dos partes que participan del viaje brindan su conformidad y este control operacional reduce los riesgos de ocurrir eventos no deseados y permite que ambos viajen con más tranquilidad”, explica.

Pero, no es lo único, los pasajeros también pueden compartir en tiempo real el recorrido del servicio con quien deseen gracias a la función ‘live tracking’ (seguimiento en vivo). “Al activarse esta función de seguridad se da aviso en tiempo real y vía mensaje de texto a tres familiares y a nuestra central de soporte con la geo ubicación. Realizamos un seguimiento y en caso se tenga la sospecha una situación que ponga en riesgo a pasajeros o conductores, se da aviso a las autoridades”, señala Servat.

El equipo de Quick también ha podido determinar –a través de los diferentes estudios que realizan– que el 65,39% de los usuarios utiliza el servicio en más de un distrito, mientras que el 94,93% percibe a los aplicativos de taxi como legales.

OPORTUNIDAD DE NEGOCIO

Tomando en cuenta que el mercado de taxis por aplicativo ha venido en constante crecimiento, Gabriel Servat sostiene que se trata de “un modelo de negocio rentable para las empresas”, por lo que desde Quick Mobility no han dudado en expandirse a través de las franquicias.

¿De qué manera? Según explica, se trata de “franquicias personales” que mediante un pago de S/40 mensuales, permite que el franquiciado o ‘quicker’ –como le llaman en QMM– refiera conductores y pasajeros que le brindan la posibilidad de obtener comisiones de 40% sobre todos los ingresos y/o gastos que generen sus referidos.

“Esta persona asume la representación de Quick, es decir, recomienda el uso del aplicativo afiliando pasajeros y conductores. Es como tener su propio taxi aplicativo porque cuando esos pasajeros y conductores viajan le van a generar ganancias y podrán ayudarlos a crecer su negocio”, refiere.

Cinco meses después de haber empezado a franquiciar su marca, Quick Mobility –según Servat– cuenta con 1.000 ‘quickers’ y hacia finales de abril esperan llegar a 6.000, mientras que la meta para finales de este año apunta a 20.000 franquiciados. De ese total, 10.000 serían conductores.

“Aspiramos a que cada ‘quicker’ se multiplique, en promedio, por seis. Cumpliendo esa cuota mínima, debemos estar pasando los 20.000 representantes al finalizar el 2020”, asegura tras confirmar que actualmente tienen un total de 2.500 afiliados, entre conductores y pasajeros.

Tal como explica el ejecutivo, “la afiliación no cuesta”. Solo en caso opten por convertirse en representante y tener su propio negocio de taxi, el ‘quicker’ debe abonar los S/40 para convertirse en franquiciado y gozar de beneficios adicionales como asistencia médica (para el titular y su familia), legal y vial.

“Hoy en día, hay personas que están generando ganancias de S/1.500 o S/2.000 y se espera que esas personas lleguen a tener un ingreso promedio de S/5.000 mensuales, solo con las membresías, muy aparte de los ingresos que por los viajes van sumando”, señala tras confirmar que en Quick, los costos de las carreras oscilan entre S/10 y S/20, mientras que en promedio un pasajero invierte hasta S/227 por mes en las ‘app’ de taxi.