Leslie Salas Oblitas

Alimentarse mejor, con productos más nutritivos y naturales es una tendencia que avanza con mayor fuerza en el mercado peruano, y cuyo consumo se ha visto impulsado por la pandemia, dando pie a que más marcas continúen apostando e impulsando su desarrollo.

PARA SUSCRIPTORES: Panaderías y pastelerías que aprendieron a transformarse en la pandemia: ¿Cuáles serán sus nuevas apuestas en el 2021?

Marta del Río, directora de Wasi Organics, revela que a la fecha unas 100 marcas de productos procesados orgánicos compiten en el país, de las cuales más de la mitad se han sumado solo en los últimos cuatro años. “Sin lugar a dudas, este nicho -que mueve no más de S/100 millones, aproximadamente- es muy fragmentado y ha explosionado a raíz del COVID-19, puesto que muchos emprendedores crean negocios en base a tendencias, en este caso de la comida saludable”, señala.

Pero es posible que, como en todo negocio, no todas sobrevivan, ya que el hito más difícil son los primeros cinco años y luego los siguientes dos. “Todavía es prematuro definir cuántas de estas marcas permanecerán, pero creo que no serán más de 40”, estima.

Esta tendencia hacia la consolidación todavía se verá, probablemente, a partir del 2023; mientras tanto, es posible que más empresas se sigan subiendo al tren del boom de lo saludable, al igual que los retailers, que antes de la crisis sanitaria llegaban a 50 tiendas, indica.

Esta es sin duda una categoría pequeña, pero en crecimiento y que ya en el 2022 estaría en el radar de las grandes firmas de estudio de mercado para saber a ciencia cierta su volumen real. “El potencial es enorme aun, en Perú el desarrollo de estos productos no tiene más de 10 años, cuando se abrió el primer retail de la categoría; en cambio en Europa y Estados Unidos está mucho más consolidado. En este último, las ventas de alimentos orgánicos alcanzaron los US$ 50,1 billones en 2019 y según la financiera europea Robobank en 2025 la demanda crecerá tres veces más que la de alimentos totales”, acota.

REVISA: Búsqueda de ejecutivos se desacelera por la incertidumbre de la pandemia y las elecciones

WASI ORGANICS

Solo en el caso de Wasi Organics, que elabora productos orgánicos y en base a superfoods, el crecimiento obtenido año tras año bordea entre el 20% y 30% y en el 2020 no fue la excepción, ya que superaron el 20%, señala del Río. “Pudimos crecer más, pero ante la actual situación tuvimos que frenar algunos lanzamientos y destinar estos recursos a los protocolos de bioseguridad, entre otros. Para este año también prevemos crecer al mismo ritmo”, sostiene.

Afirma que, hoy por hoy, el mercado local es su principal foco y fuente de ingresos, pese a que también exportan a Dinamarca (que posee unos de los consumos per cápita más alto de productos orgánicos) y en febrero del año pasado lograron ingresar a la cadena Whole Foods de Inglaterra.

Sin embargo, detalla que lamentablemente la pandemia provocó que su lanzamiento se frustrara y que no se pudieran realizar activaciones de impulso del producto, puesto que hoy lo que se da es una compra estresada, que no permite que el consumidor explore el supermercado y que pruebe nuevas marcas.

Acota que una vez superada la pandemia se espera realizar un relanzamiento e impulsar su expansión en otros mercados del exterior, ya que la consigna es que los mercados del exterior represen el 50% de los ingresos de la marca en 2025. “Somos la única marca local orgánica que exporta productos con valor agregado, en base a superalimentos y con categorías variadas”, afirma la ejecutiva.

La firma participa en cinco categorías: cereales, granolas (la de mayor crecimiento), snacks salados, untables y alimentos infantiles, y para el 2022 la apuesta es sumar tres categorías más y llegar a ocho. Además, está estudiando lanzar su propio e-commerce.

De otro lado, precisa que hay muchos productos orgánicos, es decir que no han sido cultivados con pesticidas, que no necesariamente son más saludables. “Wasi Organics es la única marca peruana de exportación que, además de tener la certificación de orgánicos, tiene productos sin octógonos y la certificación tipo B, lo cual demuestra nuestro compromiso con la sostenibilidad”, asegura.